Este pez de pesadilla tiene una navaja en la cara

Descubren un arma inesperada en la cabeza de algunos de los animales marinos más mortíferos y venenosos del mundo

En las aguas profundas del Pacífico y el Índico habitan algunos de los peces más mortíferos y mejor armados del planeta.

Se trata de los peces piedra, como el pez proa verrugoso australiano, cuyo nombre es tan poco atractivo como él mismo.

Estas especies raras y peligrosas tienen el cuerpo cubierto de afiladas púas venenosas, pero además esconden un arma hasta ahora desconocida que puede alimentar algunas pesadillas. Investigadores de la Universidad de Kansas en Lawrence han descubierto que estos animales ocultan una navaja en su cara. Y en algunos casos tienen una fluorescencia verde.

El ictiólogo William Leo Smith tenía como mascota uno de estos peces piedra, un Paracentropogon longispinis.

Una rara elección, ya que el animalito se encuentran entre los más letales de los océanos. Los de su familia se protegen con espinas o camuflaje, y algunos pueden matar fácilmente a un ser humano adulto. Tras la muerte de la mascota, el científico decidió disecarla, y se llevó una gran sorpresa.

Descubrió que poseía lo que se conoce como un "sable lagrimal" ubicado en cada mejilla debajo de los ojos: básicamente, una navaja en la cara.

El arma se coloca generalmente junto a su cara, pero cuando se cierne el peligro, una cantidad inusualmente grande de músculos y ligamentos logran desplegarla.

La navaja puede colocarse en diferentes ángulos dependiendo de la situación, además de esconderse o salir por completo.

Además, en una especie de pez piedra los investigadores descubrieron que el sable tenía una luz verde fluorescente, mientras que otras regiones de su cabeza brillaban en color rojo. Sin embargo, desconocen si estos peces tienen los filtros necesarios en sus ojos para ver esa fluorescencia.

Smith, profesor de ecología y biología evolutiva, cree que esta característica no se ha descubierto antes porque pocos científicos se dedican a estudiar los peces piedra. Sin embargo, todos los ejemplares que el investigador examinó en el estudio presentaban el sable lagrimal y han revelado estar estrechamente relacionados.

Poderoso veneno

Según Smith, la nueva navaja se suma a una impresionante variedad de características defensivas que clasifican a estos peces entre los peces más mortíferos del océano, incluyendo espinas, camuflajes y algunos de los venenos más poderosos del mundo, que incluso podrían ser fatales para un ser humano adulto.

"De todos los peces que he estudiado, ninguno me ha picado", señala Smith. "Es alucinante. En algunos lugares los atrapan para comer. Los grandes son deliciosos. Hay una acuicultura para los más grandes en Indonesia. El veneno se descompone en nuestro sistema digestivo. Pero la gente come muchas especies venenosas en todo el mundo", indica.

Fuente: ABC.es

En esta nota: