A Fondo A Fondo
sábado 16 de junio de 2018

El oscuro secreto de la nebulosa de la hormiga

Un equipo de investigadores ha detectado una inusual emisión láser procedente de esta nebulosa, lo que sugiere que contiene un sistema estelar binario.

Los astrónomos que analizan las imágenes obtenidas por el observatorio espacial Herschel, un ingenio de siete metros de largo que la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó en mayo de 2009, se sorprendieron hace unos meses cuando este captó una inusual emisión de láser procedente de la nebulosa de la Hormiga, situada a 3.000 años luz de la Tierra.

Esta fue descubierta por el astrofísico estadounidense Donald Howard Menzel en 1922 –también se conoce como Menzel 3–, y lleva ese nombre porque su forma recuerda la anatomía del insecto.

No obstante, la sensibilidad y el amplio alcance de longitud de onda de la sonda Herschel les ha permitido explicar el origen del extraño fenómeno: en el interior de la nebulosa se ocultaría un sistema estelar binario, y no una sola enana blanca –una estrella que ha agotado su combustible nuclear y agoniza– como mantenía una de las hipótesis más extendidas entre los expertos.

Tras la pista
¿Cómo han llegado a tal conclusión? Según explican los científicos en la publicación Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, en un primer momento se pensaba que el origen de la nebulosa de la Hormiga era una estrella del tamaño del Sol que, al terminar su ciclo de vida, expulsó al exterior sus capas de gas y polvo; estas compusieron la materia luminosa que vemos hoy.

Sin embargo, la zona más próxima a una enana blanca suele estar vacía, dado que el astro ha perdido casi todo su gas. En este caso, no era así. Los instrumentos del Herschel descubrieron un disco denso de gas que orbitaba alrededor de la estrella moribunda y que generaba una intensa emisión de láser infrarrojo, una clase de radiación de la que se conocen contados ejemplos en el espacio.

En un comunicado de la ESA, los investiga señalan que, en realidad, estaban utilizando el Herschel para caracterizar ciertos componentes del gas y polvo en nebulosas alrededor de estrellas antiguas, pero no estaban buscando fenómenos de este tipo.

Fuente: Muy Interesante
Fuente:

Más Leídas