A Fondo A Fondo
domingo 14 de enero de 2018

El frío es un aliado contra "las especies invasoras"

Las bajas temperaturas están ayudando a eliminar en algunos estados a las iguanas verdes y las pitones birmanas que llegaron como mascotas y hoy son una plaga

La ola de frío que tiene a medio Estados Unidos tiritando es una ayuda en la ardua lucha contra especies animales invasoras que, como las iguanas verdes y las pitones birmanas, llegaron a Florida como mascotas y hoy son una plaga.

Los medios de ciudades del sur de Florida como Miami, Fort Lauderdale, Tampa y Palm Beach recogen estos últimos días fotos y videos de vecinos que han encontrado iguanas congeladas en su jardín o su piscina y otros a los que les ha caído encima desde un árbol uno de estos reptiles en estado de congelación.

Tanto las iguanas verdes, que están por todos lados, como las pitones de Birmania, que tienen su feudo en el amenazado humedal de los Everglades, la mayor reserva natural de Florida, sufren cuando la temperatura cae por debajo de los 4,4 grados, como ocurre estos días, y pueden hasta morir.

Hace unas semanas, los mismos medios se hacían eco de los daños que causan las iguanas verdes y algunos también publicaron consejos para deshacerse de ellas dados por expertos que viven de esa actividad.

Gran receptora de turistas, Florida es también acogedora y hospitalaria con los animales, como demuestran las más de 500 especies de mamíferos, aves, reptiles, peces, anfibios e insectos no nativos que viven en la naturaleza en este estado.

Sin embargo, ante la proliferación de algunos de esos animales y los daños que causan a especies, las autoridades han tenido que poner en marcha planes para eliminarlos.

En el caso de las pitones birmanas, el plan más eficaz parece ser el de autorizar a cazadores a entrar en los Everglades y matarlas. Por cada ejemplar muerto se les paga y si es una hembra con huevos, la cantidad es mayor.

En 2010, cuando otra ola de frío llegó hasta Florida, en el enorme humedal aparecieron pitones muertas, algo que si llega a ocurrir ahora pocos lamentarán, aunque incluso estas voraces depredadoras tienen sus defensores.

La organización Gente para un tratamiento ético de los animales, conocida como PETA por sus siglas en inglés, envió una carta a las autoridades del organismo que controla el agua en el Sur de Florida y de la Comisión de Conservación de la Fauna para pedir que investiguen si los cazadores de pitones están violando las normas que prohíben la crueldad contra los animales.

Este último puso en marcha en 2017 un programa de control de la población de pitones en los Everglades en el que participaron 25 cazadores que en 9 meses acabaron con más de 700 reptiles en los condados de Collier y Miami.
Fuente:

Más Leídas