A Fondo Domingo, 5 de agosto de 2018

El chofer que escribió las memorias de la corrupción K

Oscar Centeno, ex colaborador de Baratta, número 2 de De Vido, registró en cuadernos escolares el traslado de bolsos con millones de dólares desde el empresariado hasta los Kirchner por 10 años

Oscar Bernardo Centeno (61), ex remisero de Roberto Baratta, quien fuera la mano derecha de Julio De Vido, se tomó, desde 2005, un trabajo muy artesanal y particular: anotar, de puño y letra, en una serie de cuadernos y libretas, lo que podría ser un escándalo de corrupción sólo comparable con el del Lava Jato de Brasil. Lo que se presume es que esos cuadernos -que ahora Centeno dice haber quemado- son el detalle de la ruta de las coimas millonarias que se habrían cobrado durante el gobierno kirchnerista, y que involucran a políticos y grandes empresarios por igual. La ola expansiva de semejante explosión es tan grande que están implicados desde los integrantes de lo que se conoce como "el Club de la Obra Pública", por el cual el ministro de Planificación durante el gobierno kirchnerista, De Vido, está preso, hasta familiares del presidente Mauricio Macri. En Mendoza, el tsunami llegó a la empresa IMPSA: puntualmente salpicó al director titular designado por la Clase B de acciones de la sociedad, Francisco Rubén Valenti.

El caso fue denunciado por la ex mujer de Centeno, Hilda Horovitz, quien se presentó en noviembre pasado ante el juez Bonadio, para testificar que su ex marido llevaba bolsos con dinero y compraba propiedades. Esta semana, la denunciante se sentó nuevamente ante el juez. Pero esta vez lo hizo para aportar una información trascendental: explicó que su marido llevaba un registro detallado, de puño y letra, de los movimientos de lo que pudieron ser el cobro de los negociados que el ex ministro de Planificación realizaba con empresarios de la construcción.

Centeno hoy está preso, pero podría atenuar su pena debido a que se declaró como "arrepentido".

Pero quién es y qué fue lo que llevó al ex remisero a escribir con lujo de detalles todo lo que sucedía en el círculo íntimo de De Vido. La pregunta apenas se puede responder uniendo piezas de un rompecabezas incompleto.

Ex suboficial

Revistó en el Ejército Argentino. De 2005 a 2015 escribió con una puntillosa rigurosidad -sólo atribuible a un persona con rasgos obsesivos compulsivos- lo que sucedía durante sus horas de trabajo con Baratta. Básicamente, de dónde provenía y hacia dónde se dirigían los supuestos bolsos con dinero proveniente de las coimas.

El detalle con el que realizó esas anotaciones esos cuadernos, según explicó Diego Cabot, el periodista a cargo de la investigación y quien recibió los cuadernos por primera vez, hablan de una extraña personalidad. Había detalles, números de dominio de autos, calles y recorridos, nombres, apodos.

Hoy Centeno tiene 13 hijos y una nueva pareja. Todos ellos integran el programa de testigos protegidos. Estuvo detenido desde el 1 de agosto hasta el viernes 3 en el penal de Marcos Paz, pero luego fue excarcelado por el juez Bonadio, y actualmente se encuentra en un domicilio secreto y en calidad de testigo protegido.

Horovitz, una pieza clave

Su ex mujer, Hilda Horovitz, fue quien lo incriminó como responsable de trasladar el dinero y quien avisó de la existencia de los famosos cuadernos, hoy desaparecidos. Estuvo casada con el ex chofer durante 9 años y hace dos que se separaron.

Ella acudió a la Justicia hace casi 9 meses. Luego, los cuadernos fueron entregados a un periodista de La Nación, quien los tuvo dos meses en su poder, digitalizó la información y entregó esa prueba, pero no los originales.

Pocos detalles

Sobre la vida de Centeno se sabe poco. Nació en Salta, y con los años se convirtió en el remisero de la madre de De Vido. Eso le permitió entrar en el círculo íntimo del ex ministro de Planificación Federal. Al parecer, Centeno se encargaba del "delivery" del dinero, que se transportaba -según la investigación- en bolsos desde la oficina de Baratta, quien habría sido el encargado de recibirlo y repartirlo.

Esos años de trabajo al mando del auto del ex colaborador de De Vido le reportaron gran cantidad de dinero a Centeno. Con eso pudo adquirir una casa de dos pisos en Olivos y comprarle una propiedad a su hermana.

Cuando declaró por el escándalo de los cuadernos, Centeno reconoció que eran de su propiedad, que él los había escrito, pero cuando se realizaron los allanamientos indicados para encontrarlos, no fueron hallados.

El ex chofer dijo no recordar dónde está la prueba más contundente del caso y finalmente confesó que los quemó. El punto es que si esto realmente ocurrió, de todas maneras la causa sigue, porque el hombre ya declaró y por sus declaraciones existen pruebas suficientes de lo que está ocurriendo.

Más noticias