A Fondo A Fondo
domingo 24 de diciembre de 2017

Dos pueblos patagónicos con una gran identidad cultural

Neuquén. Villa Traful y Villa Pehuenia se encuentran entre bosques, lagos y montañas. Forman parte de los atractivos del sur con un fuerte lazo con poblaciones indígenas de la zona

Las localidades de Villa Traful y Villa Pehuenia, en la zona andina de Neuquén, fueron incluidas en el programa nacional Pueblos Auténticos, por su fuerte identidad de destino turístico cordillerano y de integración con las poblaciones indígenas locales.

Son poblaciones pequeñas, con pocos habitantes y ambas enmarcadas por la paz y belleza de los bosques y lagos andinos patagónicos.

Las particulares características de la gastronomía, considerada muy patagónica, de Villa Pehuenia, fueron un importante motivo para su inclusión en Pueblos Auténticos, mientas Villa Traful debe su incorporación al singular bosque sumergido que perdura bajo la superficie de su lago.

Villa Pehuenia cuenta con 1.611 habitantes y 1.070 viviendas -según el censo de 2010- y con una Ruta Gastronómica creada por sus chefs hace más de diez años

Su propuesta culinaria se basa en productos regionales como chivito, ciervo, trucha, pera, carnes vacunas y de cordero, frutas finas, miel, hongos, quesos y alimentos ahumados y, como producto distintivo, el uso del piñón, fruto de la araucaria o pehuén, en lengua mapuche.

La Ruta Gastronómica consiste en que cada uno de los restoranes del lugar deben ofrecer una especialidad propia para diversificar la oferta y presentar una amplia variedad de platos para los turistas.

Las bebidas complementan la Ruta Gastronómica con la inclusión de cervezas en la elaboración de platos gourmet y tradicionales, pero también en el maridaje con diversas preparaciones.

Si se trata sólo de beber este producto, Villa Pehuenia cuenta con dos cervecerías artesanales que posicionaron sus productos en varios encuentros de la provincia y obtuvieron importantes premios en algunas especialidades como Rubia, Amber, Negra, Pale Ale, Porter e Ipa.

La localidad, que se encuentra a 310 kilómetros de la capital neuquina, y su principal atractivo turístico es el Parque de Nieve Batea Mahuida, administrado exclusivamente por la Comunidad Mapuche Puel.
En ese destino invernal, la comunidad indígena ofrece pases en medios de elevación, confitería y restaurante, alquiler de equipos de esquí, snowboard y trineos y la escuela de esquí con instructores.
Villa Traful, ubicada en la costa sur del lago del mismo nombre y con 740 habitantes, ingresó al programa Pueblos Auténticos bajo la categoría de Pueblo Andino.

Además del Bosque Sumergido, otro imán para el turismo es el producto de pesca "Salmón de Traful", algo que distingue al pueblo de otros de las mismas características paisajísticas de la zona.

El bosque sumergido, es un atractivo natural producido por el desplazamiento de las placas tectónicas que provocaron el desmoronamiento de una parte de la ladera boscosa en el fondo del lago.

Allí se encuentran sumergidos ejemplares de hasta 30 metros de altura de cipreses que permanecen de pie y no se descomponen debido al frío las aguas, como ocurre con la turba.

El Bosque Sumergido se encuentra en la costa norte del Lago Traful y se lo puede observar tanto desde la superficie, en paseos embarcados, gracias a la transparencia del agua, como en excursiones de buceo con guías locales.

Muchos visitantes llegan al lugar para la pesca con mosca, con la que pueden obtener truchas marrones, arcoiris y fontinalis entre las más frecuentes, y el salmón encerrado, distintivo del Lago y Río Traful.

Esta villa de montaña está a 400 kilómetros de la ciudad de Neuquén, a 720 metros sobre el nivel del mar, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi e integra el Corredor de los Lagos.

En la propuesta turística se imponen las actividades al aire libre, con múltiples opciones que abarcan desde el trekking por senderos de montaña y bosque a la observación de aves, la pesca, el turismo rural, las cabalgatas, los paseos lacustres o la simple contemplación de postales únicas desde los miradores.

Sobre la inclusión de estas dos Villas en el programa Pueblos Auténticos del Ministerio de Turismo nacional, el subsecretario de Turismo de la provincia de Neuquén, Andrés Méndez, dijo a Télam estar "muy feliz y satisfecho".

"Villa Traful y Villa Pehuenia son pueblos andinos que reflejan de alguna manera la síntesis de un destino turístico cordillerano de la provincia de Neuquén", manifestó el funcionario.

Méndez describió a Villa Pehuenia como "la síntesis de la neuquinidad, porque allí justamente se vive con mucha fuerza el tema de la interculturalidad", y mencionó que la Comunidad Mapuche Puel "gerencia y administra el Parque de Nieve (Batea Mahuida)", que "es parte constitutiva de la identidad del destino".
"Además de ser el destino que más ha crecido durante los últimos cinco años en el país, es un destino en el cual se pueden desarrollar actividades de invierno y de verano, también con sus dos lagos, el Moquehue y el Aluminé, que le dan una belleza singular", añadió.

Con respecto a Villa Traful, la describió como "un sitio de una belleza extraordinaria, ubicado a la vera del lago Traful".
"Es un poblado de no más de 300 viviendas, con un desarrollo arquitectónico muy peculiar, muy de montaña -siguió-, también con una fuerte identidad, sobre todo en materia de gastronomía".
Las localidades de Villa Traful y Villa Pehuenia, en la zona andina de Neuquén, fueron incluidas en el programa nacional Pueblos Auténticos, por su fuerte identidad de destino turístico cordillerano y de integración con las poblaciones indígenas locales.
Son poblaciones pequeñas, con pocos habitantes y ambas enmarcadas por la paz y belleza de los bosques y lagos andinos patagónicos.
Las particulares características de la gastronomía, considerada muy patagónica, de Villa Pehuenia, fueron un importante motivo para su inclusión en Pueblos Auténticos, mientas Villa Traful debe su incorporación al singular bosque sumergido que perdura bajo la superficie de su lago.
Villa Pehuenia cuenta con 1.611 habitantes y 1.070 viviendas -según el censo de 2010- y con una Ruta Gastronómica creada por sus chefs hace más de diez años
Su propuesta culinaria se basa en productos regionales como chivito, ciervo, trucha, pera, carnes vacunas y de cordero, frutas finas, miel, hongos, quesos y alimentos ahumados y, como producto distintivo, el uso del piñón, fruto de la araucaria o pehuén, en lengua mapuche.
La Ruta Gastronómica consiste en que cada uno de los restoranes del lugar deben ofrecer una especialidad propia para diversificar la oferta y presentar una amplia variedad de platos para los turistas.
Las bebidas complementan la Ruta Gastronómica con la inclusión de cervezas en la elaboración de platos gourmet y tradicionales, pero también en el maridaje con diversas preparaciones.
Si se trata sólo de beber este producto, Villa Pehuenia cuenta con dos cervecerías artesanales que posicionaron sus productos en varios encuentros de la provincia y obtuvieron importantes premios en algunas especialidades como Rubia, Amber, Negra, Pale Ale, Porter e Ipa.
La localidad, que se encuentra a 310 kilómetros de la capital neuquina, y su principal atractivo turístico es el Parque de Nieve Batea Mahuida, administrado exclusivamente por la Comunidad Mapuche Puel.
En ese destino invernal, la comunidad indígena ofrece pases en medios de elevación, confitería y restaurante, alquiler de equipos de esquí, snowboard y trineos y la escuela de esquí con instructores.
Villa Traful, ubicada en la costa sur del lago del mismo nombre y con 740 habitantes, ingresó al programa Pueblos Auténticos bajo la categoría de Pueblo Andino.
Además del Bosque Sumergido, otro imán para el turismo es el producto de pesca "Salmón de Traful", algo que distingue al pueblo de otros de las mismas características paisajísticas de la zona.
El bosque sumergido, es un atractivo natural producido por el desplazamiento de las placas tectónicas que provocaron el desmoronamiento de una parte de la ladera boscosa en el fondo del lago.
Allí se encuentran sumergidos ejemplares de hasta 30 metros de altura de cipreses que permanecen de pie y no se descomponen debido al frío las aguas, como ocurre con la turba.
El Bosque Sumergido se encuentra en la costa norte del Lago Traful y se lo puede observar tanto desde la superficie, en paseos embarcados, gracias a la transparencia del agua, como en excursiones de buceo con guías locales.
Muchos visitantes llegan al lugar para la pesca con mosca, con la que pueden obtener truchas marrones, arcoiris y fontinalis entre las más frecuentes, y el salmón encerrado, distintivo del Lago y Río Traful.
Esta villa de montaña está a 400 kilómetros de la ciudad de Neuquén, a 720 metros sobre el nivel del mar, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi e integra el Corredor de los Lagos.
En la propuesta turística se imponen las actividades al aire libre, con múltiples opciones que abarcan desde el trekking por senderos de montaña y bosque a la observación de aves, la pesca, el turismo rural, las cabalgatas, los paseos lacustres o la simple contemplación de postales únicas desde los miradores.
Sobre la inclusión de estas dos Villas en el programa Pueblos Auténticos del Ministerio de Turismo nacional, el subsecretario de Turismo de la provincia de Neuquén, Andrés Méndez, dijo a Télam estar "muy feliz y satisfecho".
"Villa Traful y Villa Pehuenia son pueblos andinos que reflejan de alguna manera la síntesis de un destino turístico cordillerano de la provincia de Neuquén", manifestó el funcionario.
Méndez describió a Villa Pehuenia como "la síntesis de la neuquinidad, porque allí justamente se vive con mucha fuerza el tema de la interculturalidad", y mencionó que la Comunidad Mapuche Puel "gerencia y administra el Parque de Nieve (Batea Mahuida)", que "es parte constitutiva de la identidad del destino".
"Además de ser el destino que más ha crecido durante los últimos cinco años en el país, es un destino en el cual se pueden desarrollar actividades de invierno y de verano, también con sus dos lagos, el Moquehue y el Aluminé, que le dan una belleza singular", añadió.
Con respecto a Villa Traful, la describió como "un sitio de una belleza extraordinaria, ubicado a la vera del lago Traful".
"Es un poblado de no más de 300 viviendas, con un desarrollo arquitectónico muy peculiar, muy de montaña -siguió-, también con una fuerte identidad, sobre todo en materia de gastronomía".

Fuente:

Más Leídas