A Fondo A Fondo
domingo 24 de diciembre de 2017

Cambio climático: ¿el tema ambiental más urgente?

Objeción. El biólogo Enrique Martínez Meyer considera que hay otros fenómenos más importantes que podrían ser irreversibles

El cambio climático es el tema ambiental global "más sexy" y el que tiene más atención pero no es el más urgente. "Hay otros más importantes que podrían ser irreversibles", advierte el biólogo Enrique Martínez Meyer.

Este investigador del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destaca que la transformación de los ecosistemas, la hibridación y disminución de especies, la intoxicación de suelos y la contaminación de cuerpos de agua son otros temas relevantes que amenazan a la biodiversidad.

"Pensamos que todo sucede por culpa del cambio climático y no es así; el clima es todo menos estable", indica el especialista en ecología geográfica, y señala que los fríos o calores muy fuertes han existido siempre porque se rigen por otros fenómenos planetarios.

Martínez Meyer, quien cuenta con un doctorado en Geografía por la Universidad de Kansas (Estados Unidos), resalta que las especies se defienden de los cambios del planeta, y que la gran mayoría de especies, incluyendo al ser humano, "ya han sobrevivido a algún evento de cambio climático".

Explicó que una de las primeras reacciones de las especies cuando cambian las condiciones del ambiente que habitan es desplazarse, y enfatiza que aunque hay una serie de consecuencias cuando las comunidades biológicas "se mueven", el cambio climático no es la mayor amenaza para la biodiversidad.

"Cuando los organismos se mueven de un lugar a otro ello puede ser desfavorable si no se adaptan ya que pueden extinguirse, refirió.

Añadió que en lugares en donde las especies se adaptan y "colonizan", se encuentran especies que antes no estaban juntas, que podrían cruzarse y nacer de ello una especie híbrida.

También habló de la disminución de zonas naturales y la extinción de especies por los efectos de la transformación de los ecosistemas en zonas para el cultivo, la ganadería y el desarrollo de ciudades, y expuso que el ritmo al que se están perdiendo especies debido a la actividad humana es mil veces más elevado que la tasa natural de extinción.

El experto sostiene que otro de los factores que "ya rebasó los límites seguros y que también podría ser irreversible" es el incremento de fósforo y nitrógeno en los sistemas naturales.

Indicó que desde que existe la agricultura a gran escala se ha buscado el rendimiento de las cosechas, y con el desarrollo tecnológico se ha incrementado el uso de fertilizantes sintéticos basados en nitrógeno y fósforo para cultivos de tamaño industrial. "Eso es lo que ha intoxicado los suelos. Cuando llueve ese fósforo y ese nitrógeno los absorbe la tierra, van a los arroyos y de ahí al mar. Es tanta la cantidad que también los estamos intoxicando", alerta.

De acuerdo con Martínez Meyer, en cuerpos de agua el nitrógeno y el fósforo llegan en forma de alimento para el fitoplancton, constituido por plantas muy pequeñas que comen estos sedimentos, crecen y se convierten en florecimientos algales tóxicos.

Una de las zonas más críticas en que se presenta este fenómeno es donde desemboca el Río Mississippi, en Estados Unidos.
Fuente:

Más Leídas