vendimia solidaria vendimia solidaria
lunes 07 de marzo de 2016

Vendimia Solidaria: la gobernadora de Buenos Aires atrajo buena parte de la atención

Sencilla, pero con cintura política, en San Isidro la referente macrista habló con legisladores del Frente para la Victoria.

Las cámaras la detectaron y cuando se dispararon los flashes de los reporteros gráficos, gran parte de la concurrencia de la Vendimia Solidaria dejó de hacer sociales para aplaudirla. Al parecer, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, no sólo logró la proeza de destronar al peronismo que gobernó 29 años aquella provincia, sino que ya se proyecta como política a nivel nacional que ahora tiende puentes con Mendoza y cuenta con el reconocimiento para hacerlo.

Simple, sin demasiado glamour, la primera mujer que gobierna la provincia más poblada del país llegó a la estancia San Isidro y demostrando su cintura política, compartió minireuniones con legisladores del Frente para la Victoria, por ejemplo, para insistir en la línea nacional de Mauricio Macri de acordar con los holdouts o de definir un nuevo esquema de coparticipación.

"Se ha abierto un diálogo entre el Gobierno nacional y las provincias que hace tiempo no se daba", comenzó diciendo como para marcar el territorio en el que se movería.

Y avanzó: "Buenos Aires ha sido una provincia enormemente discriminada. Es hora de pelear por lo que nos corresponde y poniendo nuestra parte, es decir, cuidando el dinero para que vaya a lo necesario. El Gobierno nacional ha planteado que nos va a proponer una forma de devolvernos ese 15% –se les retiene– yo espero que no sea necesario avanzar a la vía judicial", recalcó mostrando su apuesta a la gestión de Macri.

Salvando las distancias y algunas situaciones particulares, su gestión y la de Alfredo Cornejo se asemejan si se analiza la situación financiera en que ambos recibieron sus Estados: deudas millonarias y atraso en el pago de los proveedores. Por tanto, ambas administraciones ven con buenos ojos la chance de poder tomar deuda para recomponer sus arcas y hasta pensar en alguna obra pública.

"En los próximos días se va a votar la derogación de dos leyes que son claves para resolver el problema que tenemos con los fondos buitre y las deudas. Eso también es importante para las provincias, porque de avanzar en esto, podremos tomar deudas y también la Nación podrá devolvernos lo que nos toca", apuntó y se autorreferenció como un ejemplo a seguir: "Así como en Buenos Aires, los intendentes y la gobernadora decidimos tomar deuda en conjunto para hacer obras, lo mismo hay que hacer a nivel nacional".

Fiel al modelo y sin dar lugar a las fisuras discursivas, la gobernadora discrepó con un informe de un diario nacional que asegura que la imagen del gobierno de Mauricio Macri ha caído 10 puntos, basando la crítica en tres temas claves: la devaluación, el aumento de tarifas y los despidos de empleados públicos. Atados a este informe, la oposición salió a recalcar ayer que el Presidente gobierna "para los que más tienen y se olvida de los de abajo".

"Yo no hago esa lectura. El aumento de los planes sociales, de las asignaciones familiares y la devolución del IVA a la canasta de alimentos son medidas que apuntan a mejorar la vida de los que menos tienen", concluyó la funcionaria macrista, que, con la sutileza, no dejó de marcar su postura nacional.
Fuente:

Más Leídas