Vendimia 2016 - Vendimia Gay Vendimia Gay
lunes 07 de marzo de 2016

Vendimia para todos: un descollante y masivo show se disfrutó en el Arena Maipú

Sin perder la mística under, el escenario se convirtió en una suerte de Moulin Rouge mendocino. Gran respuesta del público.

El estricto carácter contracultural con el que surgió descansa, a esta altura, en los anales del under mendocino. Hoy la Vendimia gay está más allá del bien y del mal, y eso lo certifica no sólo su público, tan variopinto como numeroso, sino también el nivel de la puesta en escena y la articulación con el calendario oficial, que permitió, entre otras cosas, que las flamantes reinas nacionales, Giuliana Lucoski y Rocío Fuster, estuvieran en el Arena Maipú para la coronación del rey y la reina de la XXI edición de la Vendimia para Todos.

Igual que el año pasado y que en las primeras épocas, una vez que terminó el Acto Central en el Frank Romero Day comenzó la fiesta, que como lo habían anticipado sus organizadores, iba a ser la mejor de todas. Para sostener esa promesa conjugaron teatro transformista de fuste –show del grupo de music hall Caviar–, Djs, acrobacias aéreas, pole dance, aquadance, coreografías y tecnología 3D. Todo eso, atravesado por una fuerte interacción con el público y una sólida conducción de Gabriel Canci, organizador junto con su hermano de la fiesta, y Daniel Ambrosino, cronista de Intrusos en el espectáculo.

Progreso permanente
"Fueron tres meses de intenso trabajo. La fiesta tiene muchísima fuerza. Vamos a empezar súper arriba, y el juego con el público y el despliegue en el escenario la van a hacer la mejor de todas, porque nos superamos año a año", dijo Fernando Canci, "DT" de la fiesta, minutos antes de que comenzara. Mientras tanto, el público terminaba de ingresar y se acomodaba en las gradas o se hacía un lugar entre los cientos de espectadores que bailaron hasta altas horas de la noche.

Cuando inició hubo homenajes a Adrián Maverik Fernández, artista local que se destacó dentro del género drag queen y que murió el 14 de febrero, y a Giuliana Iglesias, candidata en la Vendimia gay 2014, que murió el 26 de enero en un resonante accidente vial ocurrido en la Ruta Panamericana.

Luego se presentaron los candidatos, que fueron votados virtualmente mientras la fiesta transcurría, e, inmediatamente, irrumpió en el escenario uno de los atractivos de la noche: Caviar.

Sobre el escenario se vio una parte del actual show que ofrece en el teatro Maipo, de Buenos Aires, Club Capo Cabana, y fragmentos de otros. Durante la extensa performance se observaron, además de la notable y cuidada vestimenta, elementos estéticos del cabaret parisino, como lo había anticipado Gabriel Canci cuando prometió que esta edición iba a tener ecos del Moulin Rouge.

Una vez finalizado el show de Caviar, comenzó el conteo de los votos para definir los nuevos reyes, que serán los encargados durante un año de representar a la comunidad LGBTQ. Como lo hacían suponer los aplausos del público y los gritos, Nicole Ferri, 24 años, fue ungida reina y Pablo Guardia, 29 años, rey.

En la coronación participaron, además de las reinas nacionales electas de Luján de Cuyo y Lavalle, Facundo Sebastianelli y Macarena Pravata, ex soberanos, quienes fueron los primeros en participar de la Vía Blanca, Carrusel y Acto Central.

Con los reyes elegidos, la fiesta entró de lleno en la parte musical. Desde las 3 se sucedieron los cuatro Djs. La Turca, primera reina de la Vendimia gay, y durante mucho tiempo coorganizadora, fue la encargada de abrir con el set.

La siguieron Carlos Alfonsín, Martín Huergo y Dj Zero, todos disparando música electrónica, pero cada uno apostando fuerte, como la fiesta.
Fuente:

Más Leídas