jueves 28 de julio de 2016

Un concurso de diseño de sombreros para concientizar sobre el cáncer de piel

Busca reinstalar su uso como hábito saludable. La nueva edición de "Mostrá lo que tenés en la cabeza" cuenta con un premio de $42 mil y apoyo institucional

"Mostrá lo que tenés en la cabeza" es un concurso que, con un premio de 42 mil pesos, busca reinstalar el uso del sombrero como hábito saludable para la protección de la piel a través de diseños de excelencia.

Impulsado por Marcos Shayo, quien padeció cáncer de piel, y con auspicio de las embajadas de Chile, Australia y Uruguay, este certamen se propone generar conciencia sobre la importancia de cubrirse de los rayos.

Sucede que, en el hemisferio Sur, entre agosto y setiembre aparece un angostamiento de la capa de ozono que implica mayor impacto del sol.

"Yo me recuperé de un cáncer de piel y durante un tiempo me preguntaba cuál hubiera sido una medida preventiva para evitarlo", explicó Shayo.

"Todas las asociaciones de cáncer de piel del mundo recomiendan el uso del sombrero, y como en Argentina no acostumbramos a usarlo, entendí que desde la moda y el diseño podíamos llegar mejor a la gente", añadió.

El melanoma
La exposición solar excesiva puede provocar melanoma, un tipo de cáncer de piel que aparece cuando las células llamadas melanocitos se convierten en malignas, por lo que los médicos destacaron la necesidad de extremar los cuidados.

"La radiación ultravioleta es el factor de riesgo más importante para el melanoma –el más grave de los tipos de cáncer de piel–, enfermedad asociada con una historia de exposición solar intensa e intermitente", afirma Florencia Perazzo, presidenta de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

La incidencia del melanoma fue aumentando rápidamente a través de los años, siendo el 5º cáncer más común en los hombres y el 7º en las mujeres. El antecedente de múltiples quemaduras solares severas en la infancia y adolescencia también se encuentran relacionados con un aumento del riesgo de melanoma.

La exposición en forma crónica al sol contribuye al desarrollo del melanoma en otros sitios como cabeza y cuello. "A pesar que los rayos ultravioletas de tipo B desempeñan el mayor rol en el desarrollo del melanoma, la exposición a los rayos A –por las ejemplo, las camas solares- también parecen ser un factor de riesgo", señaló Perazzo.

Por otro lado, existen factores personales específicos que aumentan el riesgo de padecer melanoma como un número elevado de lunares sobretodo en las piernas y el tronco, la presencia de ares atípicos, la piel muy blanca y que no se broncea con facilidad.

La historia personal de melanoma y también factores genéticos pueden aumentar el riesgo.

En los casos con un mayor riesgo de padecer melanoma deben ser aconsejados no solamente sobre la protección solar sino también para la autoevaluación periódica y sobre todo la evaluación periódica realizada por un dermatólogo.

Para determinar los parámetros de riesgo, existe la denominada Regla ABCDE, que ayuda a educar tanto a médicos como a pacientes: A: asimetría, B: bordes irregulares, C: color - variaciones de diferentes colores, D: diámetro mayor a 6mm, E: evolución, cambio del color, la forma o aumento del tamaño.
Fuente:

Más Leídas