tecnologia tecnologia
sábado 14 de enero de 2017

Nintendo Switch, la consola que busca cambiar las reglas del juego

Los responsables aseguran que "abre un nuevo camino" en el sector con un modo de juego "más dinámico" y "en compañía" frente a la forma sedentaria de los videojuegos tradicionales.

Los responsables de la nueva consola de Nintendo, Shinya Takahashi y Yoshiaki Koizumi, aseguran que Switch "abre un nuevo camino" en el sector con un modo de juego "más dinámico" y "en compañía" frente a la forma sedentaria de los videojuegos tradicionales.

La presentación de la consola ha dejado sentimientos encontrados en el mercado y los usuarios, dos duros jueces a los que Nintendo quiere hacer llegar su visión sobre una plataforma que marca "un cambio hacia una nueva dirección", explicó hoy el director de desarrollo, Shinya Takahashi, en una entrevista con Efe.

"Se trata de Switch, ¿no?", dice este veterano de la compañía con una gran sonrisa empleando un juego de palabras con el nombre de la consola, un término anglosajón que significa "cambio".

Voces críticas apuntan que Switch incorpora demasiados elementos de otras consolas de Nintendo como para hacerla innovadora, una particularidad que Takahashi defiende con arrojo.

"Es porque engloba el ADN de todo el hardware anterior que hemos podido crear el sistema de esta manera (...). Te permite trasladar la experiencia de juego doméstico a cualquier sitio de una forma distinta a la de los dispositivos portátiles actuales", argumenta.

La antaño compañía de naipes de Kioto (oeste) no quiere limitarse a ofrecer una nueva máquina, si no una nueva forma de juego.

"A la hora de desarrollar conceptualmente Switch hemos tenido muy presente el cómo la gente va a jugar en este sistema, con el que queremos cambiar la experiencia de los jugadores", expone en la entrevista el director adjunto de la división, Yoshiaki Koizumi.

La idea no es únicamente jugar juntos en el salón, una prestación imprescindible que la compañía no ha querido pasar por alto, sino "también trasladar la experiencia a otros lugares y con más gente, ya que jugando uno puede conectar con los demás".

"Queríamos ofrecer libertad y flexibilidad", añade Takahashi.

Incorporar elementos como estos (portabilidad, mayor precisión y sensibilidad en los mandos, redes "online" más potentes) ha llegado a Nintendo a tomar decisiones que no han sido bien acogidas, como su precio, que ronda los 300 dólares.

"Fijar el precio no es sencillo. Hay que valorar el coste de todo el proceso y la incorporación de ciertas funciones; eso es lo que nos llevó a fijar esa cantidad", dice el responsable de desarrollo.

Los analistas vaticinaban un coste inferior para una consola que cuenta con un procesador menos potente que el de sus competidores, un Tegra de Nvidia personalizado.

La elección no es casual: Nintendo lo escogió porque lo considera idóneo para cumplir con los objetivos que se marcó con Switch.

"Nuestra aproximación (a un producto) es distinta a la de otros fabricantes. No decidimos el funcionamiento de nuestro sistema en función de los sistemas de hardware de otros, nos marcamos unas expectativas y tratamos de realizarlas", explica Takahashi.

Nintendo dará un giro en su política a partir de otoño al hacer de pago la prestación para Switch por primera vez en una consola de la compañía, una revelación hecha este viernes por el presidente de Nintendo, Tatsumi Kimishima, que incendió la redes.

"Los servicios en red son muy importantes. Queremos ofrecer otra dimensión en este sentido (...) y para realizarlo necesitamos servidores de una calidad realmente alta y que tengan un alto valor para ellos. La mejor forma de hacer eso para nosotros era optar por esta modalidad", explica Koizumi.

Switch funciona como consola doméstica cuando se conecta a la televisión mediante una base ("dock"), pero también como dispositivo portátil cuando se separa de ella.

Que sea portátil ha abierto la incógnita sobre el futuro de Nintendo 3DS, la consola más vendida en Japón en 2016 y uno de los dispositivos que más apoyan las finanzas de la compañía.

"Tenemos muchos juegos en desarrollo para Switch (...), pero los sistemas DS y 3DS seguirán disponibles y continuamos adelante con el desarrollo de nuevo software", aclara Koizumi, quien asegura que serán capaces de diferenciar los dos sistemas.

"Nintendo es una empresa de videojuegos, pero ante todo es una empresa del entretenimiento. Intentamos constantemente presentar a la gente nuevas formas de juego y esa es realmente la dirección en la que queremos movernos con Switch", concluye Takahashi.
Fuente:

Más Leídas