tecnologia tecnologia
viernes 10 de junio de 2016

Mil denuncias por año revelan la discriminación en Internet

Paula Carri, especialista de la Plataforma Libre de Discriminación del INADI, opinó sobre "la discriminación digital" en las distintas redes sociales.

Internet produjo una creciente masificación en el modo de percibir las comunicaciones. El aumento exponencial de voces y la velocidad de propagación de los contenidos, introdujeron una revolución en la comunicación pública y privada. El abanico de opciones para la interacción en Internet, vía redes sociales, chats, email, etc, es amplio. Depende de las necesidades, personalidad, vida social y gusto de quien se comunica.

También para la juventud, Internet es una maravillosa herramienta para la realización de sus derechos. La socialización en la web es altamente positiva, aunque es innegable la exposición a diferentes tipos de riesgos, tal como sucede en la vida fuera del ámbito online. La discriminación digital es una de ellas.

Desde su asunción en diciembre, la preocupación sobre Internet es prioritaria en la actual gestión del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (Inadi) encabezada por Javier Buján. Por ello está en funcionamiento la Plataforma por una Internet Libre de Discriminación. Desde allí tenemos la compleja tarea de recoger consultas y denuncias ciudadanas, analizar su pertenencia, producir un acercamiento con las empresas tecnológicas, redes sociales u otras plataformas en las que puedan hallarse los contenidos discriminatorios e informar a los afectados los resultados de nuestras gestiones. Para esta tarea implementamos distintos acuerdos y gestiones tanto con las compañías más grandes a nivel global como con las más pequeñas. Recibimos y gestionamos la alarmante suma de alrededor de mil casos por año.

Entre las manifestaciones más frecuentes de contenidos discriminatorios en Internet se destacan las enviadas a través de correos electrónicos, páginas y/o grupos en redes sociales, blogs creados a tal efecto, sitios de noticias online y comentarios en los mismos; en conversaciones de chat grupales e individuales, en fotos manipuladas o con textos específicos que desvirtúan el material original.

No existe una respuesta estándar para resolver estas cuestiones. Cada caso tiene una solución adecuada. Por ejemplo, si se discrimina a alguien en una plataforma de avisos de empleo, es lógico que el damnificado quiera que ese contenido ya no esté disponible. Sin embargo, también es parte de la solución el revisar las Condiciones de uso del sitio, sugerir y trabajar conjuntamente para que se incluyan cláusulas contra el discurso de odio, si no las tuvieran.

Sin perjuicio de lo delicado de las situaciones abordadas, una de las instancias más difíciles de nuestro trabajo es mantener abiertos los canales de diálogo con los involucrados para llegar a acuerdos que satisfagan a todas las partes, sentando buenos precedentes para futuras intervenciones.

Acoso y Discriminación en Internet:
De los materiales recibidos en la Plataforma, aproximadamente 15% de lo gestionado involucra a chicos, chicas y adolescentes. La discriminación y el ciberacoso es, lamentablemente, uno de los ataques más frecuentes en la red.

En estos casos, hay factores a tener en cuenta y acciones a realizar. Los adultos responsables deben estar atentos a cambios bruscos en el comportamiento de esos chicos y chicas a su cargo en relación a Internet. La privacidad en la infancia nunca debe ser subestimada, pero sí es necesaria una mirada general a sus actitudes, para percibir posibles problemas.

Es fundamental saber qué se va a compartir en las redes. No compartir todos los contenidos en modo público puede ser una alternativa en la adolescencia. O no proporcionar datos personales abiertamente.

De igual manera, se debe reflexionar sobre por qué intercambiar las contraseñas de acceso suele utilizarse como una prueba de amor o de amistad. O si en cambio debería considerarse que las contraseñas son parte inexpugnable de la privacidad.

Es importante, además, leer las Condiciones de uso de cada plataforma en la que se participa o donde participen chicos/as a cargo. No todos saben, por ejemplo, que si se tiene menos de 13 años, la participación suele estar vedada. En estos casos, las compañías de redes sociales que tienen su legislación basada en leyes estadounidenses, no "guardan" datos de personas menores de 13 años una vez que la cuenta es eliminada. O sea que en este caso, además de estar expuesto a las situaciones que mencionamos, puede suceder que pierda toda su información y contactos de un día para el otro. Esa situación puede ser una experiencia traumática.

Ante un caso de discriminación o acoso en Internet, Inadi recomienda:

* Tomar las capturas de pantalla de lo sucedido.

* Copiar el link del usuario agresor y/o el contacto suministrado de correo electrónico.

* Reportar los mismos mediante los canales internos de la red en cuestión,reportar y bloquear a quien emitió esos contenidos.

* De ser necesario, recurrir a la autoridad policial y/o al departamento de delitos informáticos correspondiente.

Ante cualquier consulta estamos disponibles a través del formulario que figura en la página web www.inadi.gob.ar o por medio del correo electrónico plataforma@inadi.gob.ar

(*) Especialista Plataforma Libre de Discriminación Inadi.
Fuente: Télam

Más Leídas