tecnologia tecnologia
miércoles 27 de abril de 2016

La inteligencia artificial seduce a locales y oficinas

Con el aumento en el costo de la energía eléctrica y en un mundo cada vez más tecnológico, grandes empresas y pymes buscan modernizarse con el sistema de inmótica,

La inteligencia artificial pisa cada vez más fuerte, incluso en el sector inmobiliario. Hoy, con hacer tan sólo un click en un teléfono celular o bien programando un horario determinado se puede bajar una persiana en una oficina o controlar las luces en un local comercial. Todo sin la necesidad de estar presente.

Este método es conocido como inmótica. Se trata de una tecnología informática con la que se puede automatizar un inmueble dándole un valor agregado en cuanto a la seguridad, las comunicaciones, el ahorro energético, etc. Su campo de aplicación es inmenso: edificios de uso público o privado, oficinas, hoteles, negocios, industrias, universidades, centros comerciales, hospitales, aeropuertos y todo tipo de estructura edilicia, especialmente orientada al ámbito corporativo.

Hace poco más de tres décadas comenzó a desarrollarse este sistema con éxito en importantes industrias vinculadas al sector financiero y bancario (orientadas específicamente a la seguridad) y al sector hotelero (con énfasis en el ahorro energético). Hoy traspasó esas fronteras de grandes empresas: las pymes también se tientan. Es una manera de tener la empresa las 24 horas en la mano, con cámaras en vivo que permiten saber a través de un celular o una tablet todo lo que está pasando a la distancia. Además, se pueden controlar luces, cortinas, calefacción, entre otras comodidades.

"La inmótica trae beneficios a nivel de optimización de costos. Por ejemplo: en una universidad prenden las luces desde las 7 de la mañana hasta las 11 de la noche, pero la realidad es que en verano hasta las 6 de la tarde no hace falta prenderlas. Entonces, si se las programa para que se enciendan cuando baja el sol o está oscuro, resulta más económico y además ahorra energía", explicó Federico Namino, CEO de Broken Mind. El ejemplo se puede repetir en industrias, fábricas, supermercados donde se consumen importantes cantidades de energía.

Actualmente, el mercado de oficinas clase A lidera la demanda para este tipo de tecnología. En general, atrae a quienes buscan edificios nuevos, bien localizados, donde la imagen corporativa es un elemento fundamental. Son edificios que suelen tener alto nivel de tecnología, amenities y diseño. La inmótica es altamente requerida en este tipo de inmuebles. "En cuanto al ámbito corporativo, la inmótica se usa mucho en salas de reuniones, donde las luces se prenden o apagan con sensores de movimiento. De esta manera, evita que queden prendidas cuando no hay nadie", aclara Namino. Incluso, a veces, la propia oficina crea protocolos de actuación automáticos: toma decisiones a partir del uso cotidiano de los equipos.

"Con los aumentos en los costos de la energía la iluminación y climatización son los dos sistemas más pedidos en las oficinas", explicó Mariano Rodríguez, responsable de la Unidad de Negocios y Soluciones de Domótica & IoT de Solidmation. "Actualmente estamos desarrollando una solución masiva, donde con 100 o 200 dólares ya se puede acceder a este tipo de dispositivos", agregó.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas