tecnologia - tecnología tecnología
lunes 20 de junio de 2016

Cuán seguros estamos en los aviones

Los aviones de hoy en día son unas de las máquinas más seguras jamás creadas y están diseñados para seguir funcionando incluso si las cosas salen mal.

Probablemente has escuchado que volar es más seguro que ir en auto. Es un hecho que hay más accidentes automovilísticos que aéreos. Pero cabe la duda, sobre todo cuando recordamos que un avión desafía la gravedad y luego pasa horas en el aire a 9.000 metros de altura, mientras que el auto se queda con sus cuatro ruedas pegadas al asfalto.

Los aviones de hoy en día son unas de las máquinas más seguras jamás creadas y están diseñados para seguir funcionando incluso si las cosas salen mal.

Un avión como el Boeing 747 cuenta con cuatro motores, pero es capaz de aterrizar con uno solo en el caso improbable de que los otros tres fallen.

Ese es apenas uno de los ejemplos de la ingeniería aeronáutica inteligente que la BBC constató al visitar a las personas que se aseguran de que tengas un buen vuelo desde el despegue hasta el aterrizaje.

Prendamos motores

Para algunos, embarcarse en un avión es casi un acto de fe. Sin embargo, hay numerosos sistemas que nos cuidan mientras estamos en el aire.

Seres humanos a cargo

Ciertamente la tecnología juega un papel vital, pero también los pilotos, que son altamente calificados.

En los vuelos comerciales siempre hay dos pilotos que constantemente están prestando atención a lo que hace el otro.

Antes de despegar, revisan la aeronave externamente y ponen a prueba los sistemas de alerta internos.

Nada se hace sin un acuerdo entre los pilotos.

La seguridad de la aeronave y de los pasajeros es de suma importancia para ellos, por lo que siguen procedimientos muy específicos.

En una fase crítica, como el aterrizaje, los pilotos evalúan constantemente la seguridad.

El aterrizaje se puede abortar en cualquier momento antes de que las ruedas toquen la pista; hasta esta etapa, el piloto siempre tiene la opción de volver a elevar el avión y hacer otro intento de aterrizaje.

La importancia de los pilotos quedó espectacularmente demostrada en el aterrizaje de emergencia en el río Hudson de Nueva York, EE.UU., en 2009.

Cuando una bandada de pájaros golpeó dos motores de un avión de US Airways que salía del aeropuerto de La Guardia, el capitán Chesley Sullenberger evitó un desastre potencialmente catastrófico sobre la ciudad aterrizando con habilidad la aeronave en el río y evitando que hubiera víctimas mortales.

La responsabilidad por los errores

Los pilotos tienen entrenamientos de actualización periódicamente, a menudo a intervalos de seis meses, con simuladores.

Una de las mayores mejoras en la seguridad de vuelo en los últimos años ha sido la adopción generalizada de una cultura de seguridad abierta y honesta en la industria de la aviación.

Los pilotos reportan sus errores sin temor a represalias para que otros puedan aprender de sus experiencias. Además, permite que se pongan salvaguardas antes de que ocurra un incidente grave.

De vez en cuando ocurren accidentes aéreos, pero en realidad, son muy poco frecuentes.

Ojalá que esas estadísticas, junto con la gama de tecnología avanzada y la experiencia humana, te sirva para tranquilizarte un poco si eres un pasajero nervioso.

¿Aún te preocupan algunos grandes detalles?

Ya sabemos que estamos bien atendidos en el aire, pero ¿qué pasa con esas otras pequeñas preocupaciones que te siguen fastidiando?

La turbulencia

Los aviones están diseñados para ser lo suficientemente fuertes para resistir la turbulencia. El riesgo realmente es para los pasajeros que no se abrochan el cinturón.

Que caiga un rayo

Un rayo puede causar un ruido explosivo y la fluctuación de los instrumentos, pero no es crítico.

Que el avión se congele

La mayoría de las aeronaves cuentan con sistemas que pueden detectar hielo en el aire. Estos envían aire caliente a las zonas de riesgo para que el hielo no se pueda formar.

Fuente: BBC Mundo
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas