tecnologia - tecnología tecnología
jueves 17 de marzo de 2016

Así de "fácil" era enviar un mail en los 80

Un sorprendente video de YouTube nos recuerda lo enrevesado que era el proceso hace tres décadas

Sentarte en la compu o agarrar el celu: nuevo correo, destinatario, asunto y enviar... eso es todo lo que necesitás hoy en día para mandar un mail, algo que podés hacer no sólo desde tu computadora o celular, sino también desde tu tablet o incluso tu reloj o lentes. Incluso hasta si querés adjuntarle fotos o archivos, la tarea sigue siendo cuestión de segundos, dependiendo el peso de los archivos.

El imparable avance de las nuevas tecnologías ha hecho que olvidemos rápidamente que hace muy poco tiempo las cosas no eran tan sencillas. ¿Te acordás cómo se enviaba un mail hace 30 años?

Probablemente no, porque la mayor parte de los seres que hoy tienen acceso al mail no hacía tal cosa en 1984.

De hecho, muchos ni siquiera alcanzábamos a imaginar que semejante "milagro" era posible. Pero afortunadamente, ahí están los archivos de las cadenas de televisión para refrescarnos la memoria.

Este video compartido en YouTube por Thames TV muestra paso a paso el proceso que se seguía en 1984 para conseguir enviar un simple correo electrónico.

No parece mucho más veloz que el correo convencional:

Email

Estas asombrosas imágenes fueron subidas a YouTube hace un par de semanas. Incluso para aquellos que incluyeron este tipo de tecnología en sus vidas desde prácticamente el primer momento, recordar cómo era esto hace tres décadas resulta impresionante. Muchos aseguran que ver el vídeo los hace sentir como si en realidad hubiese pasado un siglo desde entonces.

Los comentarios de los protagonistas suenan igualmente divertidos.

"Puedo ver que has conectado tu computadora al teléfono, ¿puedes contarnos cómo lo has hecho?", cuestiona la presentadora. "Sí, en realidad es muy sencillo", responde el entrevistado, justo antes de comenzar con una compleja tarea que incluye conectar cables, activar interruptores y marcar números con un teléfono de disco, de los que ya casi no se ven más que en tiendas "vintage", museos y guardados como tesoros en alguna que otra casa.

En cuanto este usuario tan precoz logra conectarse, nos enseña cómo consulta información online, accede a diversas descargas e incluso a webs personales.

A continuación inicia otra aventura, que es ni más ni menos que la de imprimir. Viendo esto, sentite agradecido la próxima vez que descargues nuevas aplicaciones, realices cualquier trámite a través de Internet o, sencillamente, leas la edición digital de cualquier diario... hace 30 años no tendrías tantas cosas al alcance de un click.

Fuente: abc.es

Dejanos tu comentario

Más Leídas