sociales - Las Heras Las Heras
miércoles 15 de junio de 2016

La escuela Champagnat festejó a lo grande sus 50 años

La comunidad educativa celebró las bodas de oro junto a funcionarios, autoridades e invitados especiales. Hubo misa, acto, ágape y un museo con fotos para recordar bellos momentos.

Por estos días en la Escuela Champagnat se respira aire de fiesta, y no es para menos. Hace 50 años, el Hermano Ramón Gregorio con ayuda de otros hermanos maristas y el apoyo incondicional de su gran amigo, el ingeniero Luis Dorca abrían las puertas de este establecimiento con 38 alumnos.

Hoy esta obra continúa con una matrícula de 262 chicos y la presencia del representante legal, Hermano Damián Raúl Provens; el Hermano Gregorio; el Hermano Joaquín Baro; y el equipo directivo y docente que con esfuerzo trabajan siempre en beneficio de los niños para lograr en ellos lo que Marcelino Champagnat promulgaba: que sean buenas personas y honrados ciudadanos.

Para celebrar este acontecimiento la comunidad educativa compartió con directivos del Colegio de los Hermanos Maristas, funcionarios y junto a la reina departamental Luciana Goyeneche una serie de festejos. El programa incluyó una misa en el Santuario de Lourdes, un acto en su establecimiento, distinciones, un brindis de honor en el salón multiuso Manos Unidas, y un paseo por el museo de fotografías que fue creado especialmente para la ocasión para revivir distintos momentos desde 1966 hasta la actualidad.

Un poco de historia

Hace 200 años el joven Montagne conmovía a Marcelino Champagnat y lo inspiraba a iniciar la obra marista extendida hoy por los 5 continentes. Hace 50 años, una visita de los hermanos maristas a la precaria Escuela Nacional 190 inició esta historia que hoy se celebra.

A la par de los obreros, los hermanos construyeron con esfuerzo la institución. La Providencia, encarnada en muchos hombres y mujeres que aportaron generosamente sus bienes y su trabajo, ha sido la compañera de este proyecto. Personas como el ingeniero Luis Dorca que dirigió la obra, y tantos otros hicieron posible que este sueño de los hermanos llegara a buen puerto.

Después de muchos meses de ardua labor, al mando del Hermano Ramón Gregorio, un 11 de junio de 1966 quedaba inauguraba la Escuela Champagnat. El lunes siguiente, la escuela abría sus puertas a sus niños, con el maestro Jorge Gallardo a cargo de los alumnos de 3º a 7º grado y una maestra contratada por los hermanos al frente de 1º y 2º grado.

Desde entonces la escuela no paró de crecer. Crecieron las plantas y árboles sembrados, creció la cantidad de alumnos, la cantidad de docentes, hubo ampliaciones y remodelaciones. Se implementó el comedor, al que asistían antes de clases los chicos, se crearon nuevas aulas, el playón deportivo, el salón de usos múltiples y la capilla.

Con la llegada del Hermano Damián Provens siguió el crecimiento: se incorporó el Nivel Inicial, se mejoró la infraestructura y se abrió aún más la escuela a la comunidad, con los servicios que ofrecen otras instituciones en las instalaciones de nuestra escuela y una casa de hospedaje.

Aquella semilla que germinara hace 50 años en el corazón del Hermano Gregorio fecundó en el corazón de tantos bienhechores solidarios, en el corazón de cada docente que dejó huella en su paso por la institución, en el corazón de cada familia que eligió y elige ser parte de esta comunidad y fundamentalmente en el corazón de cada niño que vive hoy su infancia entre estas paredes.




Fuente:

Más Leídas