salud - parkinson parkinson
jueves 17 de marzo de 2016

Tecnología no invasiva para tratar lesiones cerebrales

Se trata del Gamma Knife, una tecnología de origen sueco que emplea la radiocirugía como alternativa a las operaciones tradicionales.

Un equipo de cirugía mínimamente invasiva para tratar lesiones cerebrales que van desde tumores, problemas vasculares, dolor y hasta ciertos trastornos psiquiátricos en una sola sesión que suele durar hasta dos horas, con anestesia local, sin postoperatorios y con menos riesgos que la cirugía tradicional ya está disponible en el país.

Se trata del Gamma Knife, una tecnología de origen sueco que emplea la radiocirugía como alternativa a las operaciones tradicionales y que minimiza los riesgos de los procedimientos intra y post quirúrgicos. La Fundación FLENI instaló en su sede de Belgrano el último modelo, de nombre Perfexion, y si bien en esta institución contaban con una versión anterior del aparato, el nuevo, de un costo aproximado de u$s 5 millones, reduce los tiempos de intervención y logra una mayor precisión así como máxima protección del área no incluida en el tratamiento.

Las terapias con este con este equipo que emplea radiación Gamma de alta precisión, además de realizarse en una sola sesión, tienen la ventaja de no necesitar de anestesia general, salvo en los niños. A su vez, el paciente no requiere rasurarse el cabello antes del procedimiento.

Por sus beneficios, en los últimos cinco años el número de personas tratadas en el mundo con el Gamma Knife creció un 300% y se estima que por año son 80 mil los individuos que se benefician con esta tecnología.

Entre las lesiones que el equipo trata se encuentran las arteriovenosas, los tumores benignos de diversos tipos, los malignos como las metástasis en el cerebro y también se indica para casos específicos del síndrome obsesivo compulsivo entre otros trastornos psiquiátricos, movimientos anormales asociados a la Enfermedad de Parkinson (EF), dolor crónico y la epilepsia, entre otros.

El procedimiento consiste en la administración de una alta dosis de radiación ionizante, emitida por 192 fuentes de Cobalto 60 y dirigida a un punto específico dentro del cerebro, realizándose a cráneo cerrado, situación que evita los riegos asociados a intervenciones quirúrgicas como las hemorragias, las infecciones y la pérdida de líquido cefalorraquídeo.

Con el modelo anterior, que la institución adquirió en el año 2000, se realizaron 2.500 intervenciones. La ventajas del nuevo equipo radican en que "se reducen los tiempos de intervención y es más específico en el tratamiento del área seleccionada, con una mínima afectación en el tejido normal", indicó el doctor Julio Antico, Jefe del Departamento de Gamma Knife de la Fundación FLENI.

"El primer paso es realizar estudios como resonancias magnéticas y tomografía computada para localizar la lesión, determinar su tamaño y su forma. Luego se le coloca al paciente un marco estereotáctico, una estructura que se fija al cráneo, sin perforarlo. Por último, se traslada al individuo al equipo", indicó el neurocirujano.

"Luego del procedimiento, la mayoría de los pacientes pueden regresar a sus hogares tras dos horas de observación y al día siguiente pueden realizar sus actividades de forma normal", especificó Antico, quien agregó que en el FLENI planean realizar con el último modelo del Gamma Knife unas 400 intervenciones anuales.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas