salud salud
lunes 01 de agosto de 2016

Siete remedios caseros para terminar con los callos de los pies

Numerosos productos naturales pueden resultar un aliado para combatirlos.

Los pies sufren en numerosas ocasiones callosidades, unas molestas e incluso dolorosas durezas que dificultan el paso. Siete recetas caseras ayudan a terminar con estas molestias.

1. Receta de la cebolla. Antes de dormir, se frota la callosidad con media cebolla. Luego se cubre el pie con un calcetín y se deja que el jugo actúe durante toda la noche. Se debe repetir la operación durante varias noches. La cebolla posee propiedades curativas y antiinflamatorias.

2. Receta del alioli. Es necesario un diente de ajo y una cucharada de aceite de oliva. Se machaca el diente de ajo, se emulsiona con el aceite y se cubre el callo con la mezcla. Se tapa con una gasa y se deja actuar también durante toda la noche. También se debe repetir durante varias noches hasta que el callo desaparezca.

3. Receta de ortiga. Se bate en una licuadora un puñado de tallos y flores de ortiga con una cucharada de agua. La pasta resultante se unta sobre el callo y se deja durante tres horas.

4. Receta de hojas de caléndula. Sigue el mismo proceso que la receta de ortiga. Se licúa un puñado de flores y hojas de caléndula con una cucharada de agua, se echa sobre el callo y se deja durante varias horas.

5. Receta del higo. El higo posee propiedades antiinflamatorias. Se corta un higo por la mitad y se retira la pulpa. Se aplica sobre el callo y se cubre con una venda. Se deja actuar durante toda la noche. Al día siguiente, el callo puede limarse con la piedra pómez y terminar con una crema humectante.

6. Receta del bicarbonato. Con dos cucharadas de bicarbonato de sodio y una de agua tibia se hace una pasta espesa que se aplica sobre el callo en movimientos circulares. Se deja actuar durante media hora y luego se lava el pie. Luego se puede limar con la piedra pómez y aplicar la crema humectante.

7. Receta de la manzanilla. Se hace una infusión con cuatro cucharadas de manzanilla y un litro de agua hirviendo. Se meten los pies en ella, con el agua caliente, y se deja un tiempo. Luego se puede limar y terminar con la crema.


Fuente:

Más Leídas