salud salud
martes 29 de noviembre de 2016

Que los bebés duerman boca arriba reduce casos de muerte súbita

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la cuarta causa de mortalidad postneonatal en la Argentina.

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la cuarta causa de mortalidad postneonatal en la Argentina y un estudio demuestra que una intervención educativa adecuada en las maternidades reduce el riesgo en los bebés.

La medida, estudiada por expertos de la Universidad Austral, pasa por aumentar de manera significativa la posición supina para dormir, es decir boca arriba, y la lactancia materna a los dos meses de vida.

"La intervención educativa es clave para mejorar la adhesión a los hábitos de sueño seguro que reducen su riesgo y atenúan la tasa de incidencia del síndrome", dice la investigación de la casa de altos estudios.

La investigación se realizó a través de una encuesta a 550 familias de recién nacidos en Pilar, en el Hospital Universitario Austral y en el Hospital Municipal Comodoro Meisner.

El sondeo se realizó en la maternidad de los hospitales y a los 60 días de vida, antes y después de la intervención educativa; este trabajo fue publicado recientemente en la revista Archivos Argentinos de Pediatría.

Se trabajó con el personal médico y no médico de ambos hospitales, quienes instalaron en cada cuna una "Tarjeta Cuna" autoadhesiva que promueve la lactancia materna y la posición supina, y disuade el uso del cigarrillo.

También se le entregó a las personas un material escrito explicando las pautas del sueño seguro y se realizaron reuniones grupales con los pacientes.

Las medidas de crianza saludable abarcadas por la intervención educativa que se realizaron como parte de la investigación fueron: la posición supina para dormir; la lactancia materna exclusiva; la no exposición al humo de tabaco; evitar las instancias de colecho inseguro; que el bebé duerma en un lugar seguro, en la misma habitación que los padres y el uso del chupete a partir del mes de edad, entre otras medidas denominadas de sueño seguro.

Los resultados
Entre los principales resultados se demostró que sólo el 42 % de los bebés recién nacidos en Pilar, a los dos meses, dormían en la posición supina o boca arriba.

Luego de esta intervención educativa se registró un aumento del 35 % en la posición supina para dormir, mientras que el colecho a los dos meses de edad bajó del 31 al 17 %.

Además, se redujo el hábito de colocar a dormir a los bebés en "huevitos" o sillitas de paseo con situación de riesgo, del 15 al 2 %, y la lactancia materna exclusiva aumentó un 11 %.

Sin embargo, no se observaron cambios significativos en relación al conviviente fumador, que fue del 27 % para ambos grupos y en el uso del chupete a los 60 días de vida, que subió 4 %.

Sobre la perseverancia del humo de tabaco, el director del Departamento Materno Infantil del Hospital Austral y profesor de Pediatría en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, Manuel Rocca Rivarola, comentó que "es mucho más complejo combatir ese aspecto debido a que es una adicción".

Con respecto al controvertido colecho, Rocca Rivarola afirmó que "es importante el contacto, piel a piel, con la madre, pero hay varias circunstancias de colecho que ponen en riesgo al bebé".

Y entre esas situaciones, señaló que las zona de riesgo es cuando el bebé es pequeño -de menos de 3 a 4 meses-, cuando son prematuros, cuando los padres fuman, toman alcohol, consumen drogas o sedantes, cuando se duerme en un sofá o sillón, cuando hay múltiples personas en la cama, o en casos de cansancio extremo en la madre.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas