salud salud
jueves 17 de noviembre de 2016

¿Qué es el síndrome de las piernas inquietas?

Es un problema del sistema nervioso que provoca un impulso irrefrenable a levantarse y pasear o caminar.

Es un problema del sistema nervioso que provoca un impulso irrefrenable a levantarse y pasear o caminar. Usted se siente incómodo a menos que mueva las piernas. El movimiento detiene la sensación desagradable durante un corto tiempo.

Causas

Nadie sabe exactamente qué causa el síndrome de las piernas inquietas (SPI). Puede deberse a un problema con la forma cómo las células del cerebro utilizan la dopamina. La dopamina es un químico cerebral que ayuda con el movimiento muscular.

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) puede estar relacionado con otras afecciones y puede ocurrir con mayor frecuencia en personas con:

Enfermedad renal crónica
Diabetes
Deficiencia de hierro
Mal de Parkinson
Neuropatía periférica
Embarazo
Esclerosis múltiple

También puede ocurrir en personas que:

Usen ciertos medicamentos como bloqueadores de los canales del calcio, litio o neurolépticos.
Están suspendiendo el uso de sedantes.
Consumen cafeína.

El síndrome de las piernas inquietas ocurre con mayor frecuencia en personas de mediana edad y adultos mayores.

Se transmite con frecuencia de padres a hijos y esto puede ser un factor cuando los síntomas comienzan a temprana edad.

Síntomas

Este síndrome lleva a sensaciones desagradables en la parte inferior de las piernas. Estas sensaciones provocan unas ganas irrefrenables de mover las piernas. Usted puede experimentar sensación de:

Arrastre y gateo
Borboteo, tirón o jalón
Ardor u hormigueo
Dolor, palpitaciones o molestia
Picazón o raedura

Estas sensaciones:

Son peores en la noche cuando usted está acostado.
Algunas veces ocurren durante el día.
Comienzan o empeoran al acostarse o sentarse por períodos prolongados.
Pueden durar una hora o más.
Algunas veces se presentan en la parte superior de las piernas, los pies o los brazos.
Se alivian cuando usted se mueve o se estira en tanto continúe moviéndose.

Los síntomas algunas veces pueden dificultar el hecho de sentarse durante los viajes por aire o en automóvil o a lo largo de las clases o las reuniones.

El estrés o una alteración emocional pueden empeorar los síntomas.

La mayoría de las personas con este síndrome tienen movimientos rítmicos de las piernas cuando duermen. Esta afección se denomina trastorno de movimiento periódico de las extremidades (PLMD, por sus siglas en inglés).

Todos estos síntomas dificultan el hecho de dormir y la falta de sueño puede conducir a:

Somnolencia diurna
Ansiedad o depresión
Confusión
Dificultad para pensar claramente

Pruebas y exámenes

No hay ningún examen específico para el SPI. Su proveedor de atención médica elaborará la historia clínica y realizará un examen físico. Le pueden hacer exámenes de sangre y otros exámenes médicos para descartar afecciones que puedan causar síntomas similares.

Su proveedor por lo regular determinará si usted padece este síndrome con base en los síntomas.
Tratamiento

El SPI no se puede curar. Sin embargo, el tratamiento puede aliviar los síntomas.

Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudarle a hacerle frente a la afección y aliviar los síntomas.

Dormir lo suficiente. Vaya a la cama y despiértese a la misma hora todos los días. Asegúrese de que su cama y dormitorio sean cómodos.
Pruebe el uso de compresas calientes o frías en las piernas.
Ayude a relajar los músculos con estiramientos suaves, masajes y baños calientes.
Dedique tiempo de su día simplemente a relajarse. Pruebe con yoga, meditación u otras maneras de aliviar la tensión.
Evite la cafeína, el alcohol y el tabaco. Estos pueden empeorar los síntomas.

Su proveedor de atención puede prescribirle medicamentos para tratar el SPI.

Algunas medicinas ayudan a controlar los síntomas:

Pramipexol (Mirapex)
Ropinirol (Requip)
Dosis bajas de narcóticos

Otras medicinas pueden ayudarle a dormir:

Sinemet (combinación arbidopa-levodopa), un medicamento antiparkinsoniano
Gabapentina y pregabalina
Clonazepam u otros tranquilizantes

Las medicinas para ayudarle a dormir le pueden causar somnolencia diurna.

El tratamiento de enfermedades con síntomas similares, tales como neuropatía periférica o deficiencia de hierro, también puede ayudar a aliviar los síntomas.

Fuente: DocSalud
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas