salud - tecnología tecnología
sábado 19 de marzo de 2016

Precisiones sobre la alopecía

Las causas de la caída del cabello, que afecta al 85% de los varones de 50 años, son disímiles y variadas.

"La alopecia posee siete estadios, que van desde el inicial (grado uno) al terminal (grado siete); dependiendo del nivel de alopecia del paciente, se requerirán de una a tres sesiones, cualquiera sea la tecnología utilizada", aclaró Néstor Ricardo Spagnuolo.

Junto a su colega Arturo González Marlia explicaron en una conferencia de prensa brindada en la ciudad de Buenos Aires las bondades del micro trasplante capilar robótico Artas y abundaron en la problemática de la calvicie.

Las causas de la caída del cabello, que afecta al 85% de los varones de 50 años, son disímiles y variadas.

Si bien la más común es la hereditaria, que representa el 95% de los casos, existen otras razones, como la toma de alguna medicación, el estrés, problemas de tiroides, infecciones cutáneas o alteraciones hormonales.

"Aunque tiene pocas consecuencias negativas en lo físico, la alopecia puede ser traumática a nivel emocional, ya que, culturalmente, el cabello está relacionado con la juventud, la belleza y la sexualidad, además de ser un indicador de buena salud. Los fármacos que ayudan y se recetan como complemento de la microcirugía son finasteride y minoxidil, en tanto que los masajes "no sirven", precisó Spagnuolo en conferencia de prensa.

Técnicas


Existen diversas técnicas mediante las cuales se lleva a cabo el trasplante capilar. La más antigua es la extracción por tira (FUSS, por sus siglas en inglés), en la que se extrae una pequeña lonja de piel y pelo de la parte posterior y/o lateral de la cabeza.

Luego se las separa en cientos de segmentos bajo el microscopio y así se extrae una a una las unidades foliculares que serán trasplantadas en las zonas despobladas de la cabeza o áreas receptoras, necesitando puntos y una recuperación más larga.

Luego, se introdujo la extracción por unidad folicular, denominada FUE (Folicular Unit Extraction), en la que un médico extrae cada unidad folicular manualmente y luego la trasplanta a la zona deseada. Ninguna de ellas, sin embargo, es tan novedosa ni presenta tantos beneficios como el microtrasplante capilar robótico.

Una investigación denominada 'Impacto psicosocial de la pérdida de cabello en el hombre', llevada a cabo por el Centro Estadounidense para la Información sobre Biotecnología (NCBI, por sus siglas en inglés), realizó encuestas a personas con diversos grados de alopecia.

Entre los resultados, se encontró que el 43% aseguraba que estaba preocupado por perder una parte importante de su atractivo. Además, el 42% manifestó miedo a quedarse pelado y el 21% dijo que padecía depresión. En contrapartida, entre los que recibieron algún tipo de tratamiento, seis de cada 10 (59%) experimentaron mejoras en los parámetros de autoestima y percepción de atractivo personal.

El robot

La moderna maquinaria se produce desde 2011, existen 14 en funcionamiento en toda América Latina y una en el país. En principio, el robot realizaba solamente extracciones, ahora abre también los orificios donde se colocarán las nuevas raíces y en el futuro hará también los implantes.

Mediante sistemas de computación, el robot se va actualizando, sin necesidad de fabricar uno nuevo, explicaron los responsables de la empresa Medical Hair. También precisaron que con esta tecnología, son seleccionados los cabellos por el color y cuando el paciente es muy canoso, se lo tiñe previamente en la zona de extracción.

En la actualidad, concurren a la Argentina pacientes de todo el mundo, en especial cuando los favorece el cambio, comentó el médico González Marlia.

Un cas

El periodista Eduardo Serenellini participó de la conferencia de prensa y recordó que se sometió al trasplante, con la tecnología anterior. Básicamente, habló de la importancia de animarse, sin prejuicios ni temores. "Me operaban y yo miraba mi programa en el televisor, que obviamente era conducido por otro. Todo fue consensuado con los médicos y salí caminando normalmente, más allá de que fue mi hijo quien conducía de regreso, aunque no hacía falta", explicó. Entre las satisfacciones que rescató, fue "abrir la ventana del auto y mover la cabeza hacia los lados para corregir el peinado", algo que no podía hacer cuando le faltaba pelo.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas