salud salud
viernes 25 de marzo de 2016

Por qué enfermamos y cómo podemos curarnos con la "palabra"

Un desarrolla a lo largo de 307 páginas que el hombre puede curarse a través de la palabra.

"Cuando las palabras también curan", un libro escrito por Julio César Gloazzo y Juan Pablo Aguirre, desarrolla a lo largo de 307 páginas cómo el hombre se enferma y cómo puede curarse a través de la palabra.

Entre otros conceptos el libro señala lo siguiente:

-- El ser humano es un ser comunicacional e interpretacional.

--La palabra permite el entendimiento, la comprensión, la proyección y es un disparador emocional, por lo tanto "tiene poder" y este poder se manifiesta de manera fundamental sobre nuestros pensamientos.

--Una vez que la palabra se produjo,el mundo cambia. La palabra genera emociones y la emoción es el motor de la acción..La palabra genera futuro. La palabra tiene capacidad para enfermar, para curar, para estimular,y también para inhibir y frustrar.

--Los estados de necesidad insatisfecha cambian la química del
sujeto, por la irrupción de emociones que son distintas a la satisfacción, aparecen emociones negativas que pueden transformarse en estados emocionales (emociones crónicas) y que llevan, al igual que el hambre, a la aparición de la enfermedad.

--Nos enferman las bacterias y los virus, pero ¿por qué hoy y no ayer o el mes pasado si en contacto con los virus, noxas y bacterias estamos en convivencia constante?. Cuando nos enfermamos es porque la biología dio el permiso, se distrajo, permitiendo que la inmunidad natural decline y si esto se produjo con la ayuda de una química disfuncional, estado de ánimo dependiente, corrigiendo este vector se produce el reordenamiento y curación con la ayuda de todo lo demás que existe.

--Si el mundo emocional permite que enfermemos, tendremos que trabajar con ese universo para educar a las emociones,para educar a los pensamientos,de la misma manera que educamos una destreza física o mental, o de cualquier naturaleza.

--La interpretación de la realidad según nuestro sistema de creencias puede llegar a enfermarnos. Lo que ocurre seguro no puedo cambiarlo, pero sí puedo entrenar mis estados perceptivos en cuanto a valoración,para que lo que ocurre no me dañe.
Fuente: Télam

Más Leídas