salud - Mendoza Mendoza
miércoles 25 de mayo de 2016

Persiste la resistencia a las vacunas en Mendoza

Desde el Gobierno dijeron que les insisten a pediatras y obstetras en que inmunizen a embarazadas y niños.

"Insistimos a los pediatras y obstetras en que dejen vacunar a las embarazadas y a los niños, porque todavía hay recelo de los profesionales, pero la vacunación es algo seguro", dijo el subsecretario de Gestión de Salud de Mendoza, Oscar Sagás, para defender la garantía que ofrece la inmunización contra ciertas enfermedades, en este caso, contra la gripe A y la tos convulsa, dos de las campañas en marcha para este invierno.

El reclamo suena llamativo en un funcionario que establece estrategias de salud pública para la población en su conjunto, frente a la decisión de que los médicos terminan por tomar frente a sus pacientes, ya que no es la primera vez que esto sucede. Años posteriores a la pandemia de gripe A, el debate sobre la conveniencia de aplicar esta vacuna continuó por varios meses, por lo que las autoridades ministeriales provinciales debieron salir a rebatir los cuestionamientos.

Ahora, ante un nuevo brote en el país, las dudas persisten entre pediatras y obstetras, según indicaron ayer las autoridades del Ministerio de Salud y el equipo de expertos que está vigilando, como todos los años, el comportamiento de los virus y bacterias estacionales.

Por ahora, la gripe A no ha preferido a los mendocinos, ya que según datos oficiales hubo cinco casos de internados por influenza, de los cuáles sólo uno fue subtipificado como H1N1.

De 250 mil dosis disponibles para atacar la gripe A, se colocaron unas 100 mil dosis, de las cuales el personal de salud, ancianos de más de 65 años y embarazadas han acudido al llamado, faltando aún que los enfermos crónicos se plieguen en mayor número a la vacunación. Además, los bebés menores de dos años deben volver al vacunatorio para una segunda dosis.

La tos convulsa
En el caso de la vacuna contra la tos convulsa o coqueluche, la resistencia está centrada en las embarazadas, que deberían recibirla entre las 20 semanas de gestación y las dos últimas anteriores al parto para lograr inmunizar al bebé.

Rubén Cerchiai, actual director de Epidemiología de Mendoza, explicó la resistencia: "Todavía hay profesionales reticentes; el obstetra que trabaja con la embarazada da el mensaje de que no debe recibir ningún medicamento que potencialmente pueda alterar el embarazo. Por eso, hace que sea algo temeroso, y todavía desconfían de si reciben la vacuna, y si aparece algún inconveniente se le atribuye a la vacuna. Pero desde 1997 se integró a las embarazadas a los grupos de riesgo y desde entonces esa resistencia viene disminuyendo, pero todavía queda en algunos obstetras de más edad".

De todos modos, Iris Aguilar, jefa del Vacunatorio Central, recalcó que las embarazadas deben recibir las dos vacunas, contra la gripe y el coqueluche. En este último caso, para cubrir a los bebés que recién completan su esquema de vacunación a los seis meses.

"Cuando empezó la vacunación por coqueluche para embarazadas específicamente, por varios años se colocaba sólo en el primer embarazo, luego el criterio indicó que se colocaba por intervalos gestacionales de tres años, y ahora la recomendación de colocar la triple bacteriana acelular en todos los embarazos, independientemente de los intervalos. Lo que se vio es que no hay menos casos de coqueluche, pero sí menos mortalidad en menores de seis meses", indicó Aguilar.

En resumen, ambas vacunas estarán disponibles en todos los efectores públicos de la Provincia. Sólo para la gripe A se requiere de una orden médica para los grupos de enfermos crónicos que certifiquen el cuadro, como asma, obesidad mórbida, cáncer y diabetes.

Toman medidas por el faltante del antiviral en las farmacias
Falta oseltamivir en las farmacias. El antiviral para combatir la gripe A, oseltamivir, está en falta en el sector privado. Ante esta situación, desde el Ministerio de Salud informaron que tienen disponibilidad de este medicamento y que el criterio para usarlo será así: toda persona que pertenezca al grupo de riesgo, se haya vacunado o no y tenga sintomatología de gripe A, será tratada con oseltamivir 75mg por cinco días y desde 48 horas posteriores a tener los síntomas. Además, una persona que ingrese a un hospital por gripe A, con o sin obra social, también recibirá igual tratamiento. Si no es de un grupo de riesgo y no se vacunó, el tratamiento lo decidirá el médico de cabecera.
Fuente:

Más Leídas