salud salud
viernes 26 de febrero de 2016

Ocho tips femeninos para cuidar la piel por la noche

Las horas de descanso representan una oportunidad ideal para ocuparse de la salud dérmica. Pero no alcanzan. Aquí una guía para lograr una piel perfecta.

Un sueño reparador y relajante es importante para el bienestar general del cuerpo, pero, además es excelente para la salud dérmica. Las células de la piel se ven muy beneficiadas con una noche de descanso y además, las cremas y productos para la piel funcionan mucho mejor de noche. A continuación, la lista de consejos que pueden ayudar a aprovechar las horas de sueño para lograr una piel perfecta.

1. Lavar muy bien la cara antes de dormir

Por la noche, una limpieza facial profunda es un excelente primer paso para cuidar la piel. Los restos de sudor y de maquillaje que queden del día, sumado a la suciedad del medio ambiente pueden causar manchas en la cara. "De esta manera, se acumulan partículas en la piel que pueden penetrar los poros y causar la formación de radicales libres", advirtió el dermatólogo Timm Golüke.

Estos son enlaces débiles de átomos en las moléculas que componen las células y pueden causar envejecimiento y, en el peor de los casos, enfermedades. Promueve así la descomposición del colágeno -una importante proteína estructural de los tejidos conectivos- y si eso es cada vez más fuerte, la piel pierde su elasticidad y firmeza muy rápidamente.

En otras palabras, con el simple hecho de lavar el rostro, se evita el envejecimiento prematuro de la piel sobre todo en la cara que está constantemente expuesta a diferentes productos y ambientes.

2. La noche es el momento ideal para el cuidado

El momento de descanso es la oportunidad perfecta para calmar la piel y proporcionarle los nutrientes adecuados. "Los suplementos anti-age como la vitamina A, también conocida como retinol, se recomiendan específicamente para su uso por la noche por la nula exposición al sol", explicó Golüke.

Sin embargo, para todos los demás productos también es el momento ideal. Para las pieles secas, perfecto para hidratar, para las heridas ideal para aplicar alguna crema cicatrizante o antibacterial. Se recomienda dedicarle al menos quince minutos al ritual de aseo nocturno para crear un momento de relajación y tranquilidad.

3. Prestar atención a los ojos

Usar cremas para los ojos durante el día no es una buena idea porque el constante abrir y cerrar de los párpados crea un película brillante muy visible en la piel y peor cuando hay maquillaje por sobre o por debajo del producto. Muchísimo mejor es aprovechar la noche para el cuidado de esta piel tan sensible ya que se saca provecho de las, por lo menos, seis u ocho horas que los ojos permanecen cerrados.

4. Asegurar que la habitación donde se duerme esté oscura

Si bien es cierto que mucha gente puede dormir incluso a plena luz del día, la luz no asegura un descanso correcto, ni un buen cuidado de la piel. Cuanto más iluminada esté la habitación de descanso, más perjudicada se ve la producción de melatonina (que está naturalmente regulada por el reloj circadiano del cuerpo humano). El doctor Timm Golüke recomienda también usar un antifaz para dormir en caso de una habitación donde entre mucha luz para relajar la zona de los ojos que se tensa con la exposición al brillo de la iluminación.

5. Dormir en una habitación bien ventilada

El aire seco de la calefacción o del aire acondicionado es veneno para las membranas mucosas. En noches muy frías o muy calientes, cuando se abusa del ambiente climatizado, la piel se seca de manera extrema, particularmente la de la cara.

La temperatura perfecta para dormir ronda los 18 grados, por eso, es ideal a la hora de acostarse ventilar diez minutos la habitación y mantener tanto la calefacción como el aire apagados, o en su mínimo posible.

6. Dormir boca arriba

El modo que cada persona prefiere para dormir está literalmente escrito en su rostro. Dependiendo de la profundidad de los pliegues nasolabiales incluso se puede detectar cuál es el lado preferido. La explicación es muy simple y obvia: la cara se aprieta contra la almohada estirando y relajando diferentes zonas formando pequeñas arrugas. Por lo tanto, una buena manera de dormir para cuidar la estética facial es sobre la espalda, o con funda de almohada de seda o satén, que son fibras más suaves que el algodón común.

7. Con la frente en alto

Cuanto más alta esté la cabeza, mejor será la circulación del líquido linfático que se ha acumulado durante la noche en el área de los ojos. Este líquido se transporta a través del sistema linfático por todo el cuerpo transportando nutrientes y materiales de desecho. Al dormir en posición horizontal se dificulta el proceso y se forman ojeras o se hinchan los párpados.

8. No lavar la cara por la mañana

Durante la noche, la piel forma aceites valiosos que regeneran y equilibran su ph y, en caso de haberse aplicados productos, sus ingredientes activos son absorbidos mientras se duerme. Por esta razón, enjuagar todos estos beneficios "sería una lástima", según el especialista Timm Golüke. Después de todo, en general la piel no está en contacto con suciedad mientras se duerme.


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas