salud salud
lunes 27 de junio de 2016

Mejora tu piel con esponjas vegetales

Si utilizas a diario esponjas vegetales para darte un baño, notarás inmediatamente los beneficios estéticos que estas brindan.

Las esponjas vegetales son en realidad el fruto de una planta de tipo enredadera denominada Luffa. El fruto tiene una forma similar a un pepino e incluso es comestible en algunos países de Asia, si se cosecha cuando el fruto es aún joven.

La planta se cultiva por lo general en climas de templados a cálidos, y es un planta muy fuerte y rústica, por lo que podrás tenerla en tu propio jardín si lo deseas. Si dejas que el fruto madure en la planta, podrás encontrar dentro de su cáscara, que la fibra se ha secado y ha adquirido una textura similar a la de una esponja de baño. También puedes adquirirlas en tiendas naturistas o mercados callejeros.

Si utilizas a diario esponjas vegetales para darte un baño, notarás inmediatamente los beneficios estéticos que estas brindan.

Tal vez cuando la esponja es nueva todavía, puedas sentir que te raspa un poco, sin embargo te acostumbrarás muy rápido a esta sensación. Además sus fibras son redondas y en sección transversal, por lo que son menos propensas a arañar la piel.

En primer lugar las esponjas vegetales son un excelente exfoliante natural, ya que por ser tan ásperas, ayudarán a eliminar todo tipo de células muertas, y hará lucir tu piel mucho más saludable desde la primera vez que la utilices. A su vez, eliminar estas células muertas favorece también la eliminación de bacterias que se encuentren superficialmente.

Las esponjas vegetales también estimulan la circulación a nivel superficial, cuando frotas la esponja en tu piel estarás aumentando el flujo sanguíneo de tus vasos capilares; será ideal si tomas un baño tibio de sales y te frotas con una esponja vegetal para estimular la circulación en todo tu cuerpo. Este simple procedimiento hará que tu piel sea mucho más luminosa y suave.
Fuente:

Más Leídas