salud salud
viernes 25 de marzo de 2016

Médicos usan la palabra para que el enfermo sane al cambiar su forma de percibir los problemas

"El enfermo debe entender que él se dio permiso para enfermar y que para sanar debe quitar ese permiso", aseguró Julio César Gloazzo, uno de los responsables del Servicio de Medicina Neurolingüística, único en Latinoamérica que se brinda en un hospital público Presidente Perón de Avellaneda.

Los médicos del Servicio de Medicina Neurolingüística del Hospital Presidente Perón de Avellaneda publicaron un manual en el que explican que las enfermedades "se generan por la forma en que el paciente vivencia y cuenta sus problemas y que con la palabra el propio enfermo puede cambiar a una actitud positiva que los conduzca a la sanación".

"El enfermo debe entender que él se dio permiso para enfermar y que para sanar debe quitar ese permiso", aseveró a la agencia Télam Julio César Gloazzo, uno de los responsables del Servicio de Medicina Neurolingüística, único en Latinoamérica que se brinda en un hospital público.

Desde hace 5 años, el servicio brinda terapias individuales a quienes concurren por padecer distintas enfermedades, desde cáncer, hasta problemas reumatológicos, trastornos alimentarios o disfunciones sexuales

Más de 5 mil enfermos que ya asistieron a ese servicio lograron, en apenas 5 sesiones, cambiar la angustia, depresión y desesperanza por una actitud positiva proactiva y así luchar "como guerreros" por su sanación.

Toda esa experiencia fue volcada por Gloazzo y Juan Pablo Aguirre, ambos a cargo del Servicio, en un "manual práctico" del uso de la Programación Neurolingüística en Medicina, titulado "Las palabras también curan" publicado recientemente por la Editorial Dunken, destinado a médicos y público en general.

En más de 300 páginas, los médicos explican "Cómo opera el cerebro", "Detonantes de la Enfermedad", "El cambio como camino",entre otros capítulos.

"Las palabras enferman, las palabras matan pero también curan, sanan y dan esperanza", afirmó Gloazzo.

Explicó que "le decimos al paciente que no está genéticamente obligado a enfermar sino que el ambiente en el que vive, un hecho traumático vivido años atrás, el maltrato, el estrés acumulado, genera la química necesaria para enfermar; todas las acciones humanas están mediadas por sustancias químicas; pero él puede quitar ese permiso que se le dio al cuerpo para enfermar".

"Por ejemplo, una mujer sufrió una violación cuando tenía 15 años y hoy tiene 50 años y aún lo sufre; es decir que revive ese hecho todos los días, la bronca, la repugnancia, el dolor, reproduciendo la química generada por esa violación y se enferma", detalló.

Gloazzo remarcó que el paciente "debe deshacer ese pensamiento negativo arraigado en ese pasado y generar una creencia favorable para modificar su estado emocional y sanar".

"La inmunidad humana es un sistema maravilloso y si este sistema no nos defiende de nosotros mismos, de los químicos devastadores de la rabia, la furia, la tristeza, la desesperanza, cuando éstos duran mucho tiempo la consecuencia directa es la enfermedad, una suerte de auto envenenamiento", explica el manual en uno de sus capítulos.

El médico explicó que "buscamos cambiar con las palabras la visión de su problema, que sea protagonista de su curación; cuando el paciente se hace protagonista y se transforma en un guerrero ante la enfermedad, los resultados terapéuticos son mucho mejores", remarcó el médico especialista en reumatología.
Fuente: Télam

Más Leídas