salud salud
lunes 01 de agosto de 2016

Los síntomas físicos que ocultan depresión o angustia

Profesionales de Salud Mental advierten sobre estos casos para que desde las distintas especialidades se pueda diagnosticar, orientar la consulta y abordar el tratamiento acorde.

Muchos síntomas físicos como taquicardia, falta de aire, dolores musculares, articulares, de cabeza, malestar estomacal, cansancio físico o mental, entre otros, pueden esconder estados de depresión o angustia, ante lo cual se suele acudir a un médico clínico o deambular por distintos especialistas haciendo estudios sin dar con el diagnóstico y tratamiento preciso, mientras en otros casos en que se detectan estados depresivos o de ansiedad se tiende a abusar de los ansiolíticos.

Profesionales de Salud Mental advierten sobre estos casos para que desde las distintas especialidades se pueda diagnosticar, orientar la consulta, abordar el tratamiento acorde a lo que le sucede a la persona, o realizar interconsultas, ya que además, muchas veces una enfermedad orgánica, una cirugía o tratamiento puede estar asociado a una depresión o angustia.

Otros malestares como el sentimiento de tristeza, falta de expectativas, desgano, descuido personal o sentir miedos que a veces paralizan, se suman a estos cuadros y si bien son vivencias que mucha gente atraviesa y luego se recupera, otras veces ese sentimiento se instala, se ahonda y se agrava.
Esta situación se complica a su vez con la tendencia "al abuso de ansiolíticos; ese es un riesgo que se corre en la consulta médica", dijo a Télam Liliana Hilario, titular de la Asociación de Profesionales del Centro de Salud Mental N°3 Ameghino y docente a cargo de Psicoanálisis y Psicopatología de la Universidad de Flores.

En este sentido, estimó que la Ciudad de Buenos Aires está a la cabeza del uso y abuso de los ansiolíticos, "incluso los médicos clínicos los recetan, se dan como caramelo porque en general la respuesta es la medicalización, que no está mal si no es abusiva, pero es abusiva", y añadió que "esto es un problema porque la medicación alivia el sufrimiento pero no va a las causas".

"Cuando se puede dar lugar a la palabra y desplegar lo que está en juego en los trastornos de ansiedad o en las depresiones, los resultados son muy beneficiosos para el paciente, dar lugar a la palabra es liberador", enfatizó la psicoanalista.

Asimismo, vinculó los problemas del abordaje de este tipo de problemáticas con la atención en los hospitales públicos y Centros de Salud Mental, que "tienen la responsabilidad de contar con los recursos para dar respuesta a estas cuestiones, pero esto se está reduciendo producto del desmantelamiento que atraviesan los hospitales, falta de insumos, de nombramientos, y con el agravante de que el profesional de la salud dentro de un tiempo, por esta crisis, no va a tener acceso a la formación hospitalaria y esto va a afectar la calidad de la atención pública".

Por su parte, Nora Taubenslag, jefa de Interconsultas y Psiquiatría de Salud Mental del Hospital de Clínicas precisó en diálogo con Télam que "el eje central es cómo los médicos clínicos y de las distintas áreas pueden tener las herramaientas para detectar cuando hay un problema del orden de la salud mental asociado a otra enfermedad que ellos estén atendiendo".

La especialista señaló la importancia de que los médicos en general tomen el diagnóstico de depresión o ansiedad como posible dentro de los diagnósticos que ellos habitualmente manejan, y habló de síntomas a tener en cuenta como respiratorios, cardiológicos, digestivos o dolores variados o inespecíficos, articulares o musculares "donde cada uno de esos síntomas no constituyen entidades especificas, no hablan directamente de una patología".

"Y ahí, es cuando el clínico puede plantearse dentro de sus diagnósticos diferenciales, el de depresión o ansiedad", precisó.

Destacó que ésta problemática es una de las que se van a tratar en el 16 Congreso de Medicina Interna que se realizará entre el 2 y el 5 de agosto próximo en esta ciudad con la participación de más de 7000 profesionales.

"También vamos a dar algunos lineamientos en términos de indicadores y del tratamiento que muchas veces son los mismos clínicos que tratan estos casos", expresó tras añadir que suele suceder que "las personas por un lado no registran que tengan un cuadro de depresión o no lo pueden tolerar y consultan al clínico y no al psiquiatra, por eso es importante ver cuáles son los indicadores que los clínicos tengan que tener en cuenta y estar alertas y que los prevengan de la posibilidad de que estén ante síntomas físicos que en realidad son parte de un cuadro depresivo".

Finalmente, aseguró que suelen haber más mujeres que hombres con estos síntomas "pero no se sabe por qué" y aclaró asimismo que "distintos enfermedades pueden provocar un cuadro de depresión o ansiedad en función de la personalidad previa", al referirse a la singularidad de cada caso.
Fuente: Télam

Más Leídas