salud salud
lunes 16 de mayo de 2016

Los ACV se pueden evitar disminuyendo la presión arterial

Los expertos afirmaron que es importante recordar que modificar ciertos hábitos de vida ayuda a mantener un corazón saludable.

Los accidentes cerebrovasculares (ACV) pueden ser evitados si se disminuye la presión arterial, por lo que los especialistas destacaron la importancia de controlarla, aunque en la Argentina, una de cada seis personas es hipertensa y no lo sabe.

En el marco del Día Mundial de la Hipertensión, que se conmemora este 17 de mayo, y de acuerdo a las recomendaciones globales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los expertos afirmaron que es importante recordar que modificar ciertos hábitos de vida ayuda a mantener un corazón saludable.

La Hipertensión Arterial es una enfermedad crónica, que se caracteriza por el incremento de la presión sanguínea en las arterias. Aunque es considerada una patología asintomática, es de conocimiento que existe una relación directa entre la presión arterial elevada y la aparición de enfermedades cardiovasculares y eventos asociados como los accidentes cerebro vasculares (ACV), enfermedades renales e infartos cardíacos.

Por tal motivo, es importante también destacar que implementando modificaciones en la rutina cotidiana e incorporando hábitos saludables, esta condición puede mejorar en algunos pacientes.

La disminución de la presión arterial puede reducir el riesgo, de padecer accidentes cerebro vasculares, problemas coronarios, ó insuficiencia cardíaca casi a la mitad. El cardiólogo Sebastián Obregón, secretario científico del Consejo Argentino de Hipertensión Arterial de la Sociedad Argentina de Cardiología, aseguró que "los cambios en la rutina de hábitos cotidianos fueron fundamentales para el éxito del tratamiento".

El especialista, que integra el staff del Hospital Austral, dijo que "ante el diagnóstico preciso inicial comenzamos el tratamiento farmacológico, mientras que el paciente comenzó a realizar cambios en sus hábitos que incluían modificaciones en la alimentación, tal como reducción del consumo de sal, cese de tabaquismo, manejo de estrés y rutinas de actividad física".

"A raíz de esto y luego de notar que el paciente no presentaba daños de los órganos que habitualmente afecta la HTA como tampoco evidencia de causas específicas de su enfermedad, se consideró candidato para el control de la presión arterial únicamente con tratamiento no farmacológico", enfatizó Obregó, quien llevó adelante un tratamiento integral no farmacológico con uno de sus pacientes.

Al respecto, el cardiólogo comentó que "en el caso de este paciente tomó casi 2 años controlar la totalidad de los factores intervinientes, puesto que lo último fue el cese definitivo del tabaquismo, pero ambos estamos conformes con los resultados obtenidos ya que los cambios introducidos en su día a día, hoy forman parte de una forma de vida más saludable".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas