salud salud
jueves 04 de agosto de 2016

Las nuevas tecnologías son prometedoras para tratar el autismo

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que aunque se manifiesta de formas variadas y presenta en cada persona diversos grados de afectación.

El uso masivo de tabletas y smartphones abrió un campo prometedor para tratar a personas con autismo, afirmó la experta española en educación especial e intervención en trastornos del espectro autista (TEA) Lupe Montero, quien aseguró que pueden "ayudar a mejorar la lectoescritura, habilidades matemáticas o conocimiento del medio" de los pacientes.

"Tenemos varios dispositivos a nuestra disposición, desde las computadoras tradicionales hasta pizarras digitales, que tienen un valor muy especial dentro de la escuela por todas las posibilidades que ofrecen de interacción", contó a Télam la especialista, que llegó a Buenos Aires para participar de la jornada "Tecnologías innovadoras para el trastorno del espectro autista", que se hará mañana a las 9 en la
Universidad de Palermo, Mario Bravo 1050.

Montero explicó que el autismo es un trastorno del neurodesarrollo que aunque se manifiesta de formas variadas y presenta en cada persona diversos grados de afectación, se caracteriza por alteraciones comunicativas y sociales junto con patrones repetitivos y restringidos de conducta, intereses y actividades.

"Las personas con TEA tienen un extenso abanico de necesidades que requieren respuestas individualizadas para desarrollar al máximo las competencias de cada una de ellas", agregó.

Con respecto al uso de tecnologías, Montero comentó que existen aplicaciones diseñadas específicamente para personas con TEA y otras de uso común a las que se puede "enfocar hacia el tratamiento del autismo".

"Hay muchas aplicaciones que están diseñadas para sistemas operativos iOS o Android y otras que no, por lo que lo primero que hay que hacer es conocer las necesidades de la persona, plantear los objetivos de trabajo y después valorar si la tecnología puede dar algún tipo de respuesta, ya sea para aprender conceptos nuevos o para completar los aprendizajes que la persona ya tiene", precisó.

Montero afirmó que todas las áreas educativas son susceptibles de ser intervenidas por la tecnología: lectoescritura, habilidades matemáticas y conocimiento del medio, así como áreas más específicas en casos de autismo como habilidades comunicativas o sociales.

"También hay otros dispositivos de carácter lúdico como las video consolas sobre las que se están desarrollando programas para que puedan usarse en intervención educativa o de autismo, así como todo lo que tiene que ver con realidad aumentada y virtual, que tiene un potencial bastante grande", añadió.

Y completó: "Sin duda nos encontramos ante el inicio de un camino en el que iremos descubriendo y aplicando nuevos usos y funcionalidades que repercutirán en una mejora de la calidad de vida de las personas con TEA".
Fuente: Télam

Más Leídas