salud salud
sábado 02 de julio de 2016

Las bacterias intestinales pueden ser las responsables de nuestro estado de ánimo

Un estudio publicado en la revista PNAS demostró que una bacteria intestinal, denominada Lactobacillus rhamnosus, podía alterar la actividad de la molécula GABA.

La molécula GABA es crucial para mantener la serenidad en nuestro cerebro. Uno grupo de científicos anunció en la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología en Boston que encontraron una bacteria de nuestro intestino que se alimenta de esta molécula. Esto puede explicar porqué la microbiota intestinal puede afectar nuestro humor.

Philip Strandwitz y su equipo de la Universidad de Boston descubrieron que podrían crecer la especie de bacteria intestinal, denominada KLE1738, si les daban moleculas de GABA como nutriente. De hecho, Strandwitz explica que nada más servía para hacer crecer estas bacterias, salvo GABA.

Esta molécula actúa inhibiendo las señales entre las células nerviosas, lo que aminora la actividad del cerebro. Por lo tanto, es sumamente sorprendente que bacterias del intestino, una región totalmente alejada y diferente del cerebro, sean capaces de crecer y reproducirse gracias a este compuesto.

Un nivel anormal de GABA está relacionado con depresión y trastornos del ánimo, y este descubrimiento propone una posible causa de la insuficiencia de esta molecula en algunos individuos. Nuestras bacterias pueden estar afectando nuestro estado de ánimo.

Posible tratamiento para la depresión

Un estudio publicado en la revista PNAS demostró que una bacteria intestinal, denominada Lactobacillus rhamnosus, podía alterar la actividad de la molécula GABA en el cerebro de ratones. Sin embargo, al remover el nervio vago, este efecto desaparece. Es importante destacar que este nervio es el que se encarga de generar un vínculo entre el cerebro y el intestino.

Strandwitz y su equipo se encuentran entonces investigando otras bacterias del intestino que puedan consumir o producir GABA, para observar su efecto en el cerebro de animales. Pudiendo eventualmente abrir la puerta a nuevos tratamientos para este tipo de trastornos.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas