salud salud
viernes 14 de octubre de 2016

Las 7 claves de los pies planos

Cómo tratarlos, cómo curarlos

Un pie plano "es un descenso de la bóveda plantar, del arco" se da cuando se tiene menos arco del habitual, "y el eje del pie se cae hacia dentro, hacia el dedo gordo".

Características que lo convierten en un pie 'diésel', "porque aguantan más kilómetros pero no son excesivamente rápidos", añade.

2. Síntomas

Además del aspecto visual de un pie plano, en el que se puede apreciar que hay menos arco de lo normal, existen otros síntomas que pueden estar indicándonos que sufrimos esta afección:

– Dolor en la musculatura de la zona interna de la pierna, porque al estar trabajando muy forzado, debido a que el pie cae hacia dentro, se producen tendinitis y duele.

– Otro problema muy habitual es que aparece dolor en el dorso al hundirse el pie, pues los huesos en la zona dorsal arriba se pellizcan y se producen picos artrósicos", subraya.

3- Causas

Por norma general, nacemos con los pies planos, lo normal es que sea un pie plano flexible y que con el tiempo y el crecimiento del niño se corrija.

También puede darse el caso de que "un adulto, con un pie normal, desarrolle un pie plano normalmente a causa de una disfunción tibial posterior, que es un músculo que sujeta el arco, por lo que si este músculo deja de trabajar, el pie cada vez se cae más hacia dentro.

5. Tratamientos

En niños, "lo mas importante es hacer un buen diagnóstico, porque puede ser un pie que se pueda corregir con ejercicios de potenciación", pero en cambio otro pie plano a partir de los 4 años, "ya hay que empezar a hacer plantillas para cambiar los ejes de alineación del pie y que esos músculos empiecen a trabajar diferente, y en otros casos valorar la operación".

Y en adultos, lo más importante es hacer "una buena plantilla que va a minimizar las consecuencias de un pie plano".

La incorporación de la tecnología a la podología también ayuda. "Que ahora el pie pueda escanearse en 3D hace que las plantillas, como las que fabricamos nosotros que son elásticas, flexibles, como un muelle y adaptadas al peso de cada uno, permitan que el pie se recoloque y sea lo más funcional posible".

Plantillas que van asociadas "a ejercicios tanto de estiramientos como de potenciación". La posible operación sería otro tratamiento, siempre "partiendo de un buen estudio biomecánico".

Repercusiones en la salud

Los pies son los cimientos y toda la estructura va a estar afectada.

Una repercusión clara "es el cansancio, porque lleva una carga de desgaste energético mucho más alta que un pie normal, costando mucho esfuerzo caminar, y más cuando uno ya está cansado la sensación es de que camina arrastrando los pies".

También puede darse "pesadez de piernas, tanto por problemas de retorno de circulación como por tensión muscular en el gemelo, pantorrilla, zona interna de la pierna".

Otro aspecto muy importante es que, al caer el pie hacia dentro, saca la rodilla de su eje de trabajo. "Un pie tiene 26 huesos y aunque sea plano tiene más o menos capacidad de adaptación, una rodilla es una bisagra, y si no va recta va a rozar, y si roza se gasta", explica el podólogo, añadiendo que lo que sucede es que la rodilla "se gira hacia dentro y es muy fácil asociar un pie plano con un genu (rodilla) valgo, las rodillas en x que van hacia dentro".

Por último, en la espalda también podemos notar las consecuencias de un pie plano, pues "la actitud siempre es mucho mas cifótica porque se tiende a ir más echado hacia delante".

Fuente: InfoSalud
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas