salud salud
domingo 09 de julio de 2017

Las 14 enfermedades más mortales a partir de los 40

Los tumores y las enfermedades del sistema circulatorio representan más del 60% de las causas de muerte en la mediana edad, según el estudio de una universidad española.

Tumores, enfermedades del sistema circulatorio, causas externas de mortalidad, enfermedades del sistema digestivo, del sistema respiratorio, infecciosas y parasitarias, síntomas, síntomas signos y hallazgos anormales clínicos y de laboratorio no clasificados en otra parte, enfermedades del sistema nervioso y de los órganos de los sentidos, endocrinas, del sistema genitourinario, trastornos mentales y del comportamiento, malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas, enfermedades del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo y enfermedades de la sangre y ciertos trastornos que afectan al mecanismo de la inmunidad.

El riesgo de morir por alguna de estas enfermedades aumenta a partir de los 40 años. Así lo demuestra el Instituto Nacional de Estadística (INE) de España, donde se refleja que 14 de los 17 grupos de enfermedades catalogados como las causas de muerte desde 1980 hasta 2015 se incrementan en el grupo de edad comprendido entre los 40 y 54 años. Es más, los seguros de vida, conscientes de esta realidad aumentan la prima anual drásticamente en esa franja de edad.

La primera causa de muerte entre los 40 y los 54 años son los tumores, que suponen para los españoles el 41,28% de las causas de muerte en edades comprendidas entre los 40 y 54 años. «Los más frecuentes a esa edad son los tumores de mama ya que presentan un pico de incidencia más alto en ese tramo de edad», asegura el jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Fuenlabrada, el doctor Juan Antonio Guerra. Factores como «la aparición de la menopausia en las mujeres pueda considerarse un factor de riesgo, así como otros factores como el estilo de vida».

Recalca que aunque el que más mortalidad causa es el cáncer de mama ya que es el más frecuente, «no es el más grave». Sin embargo, «el más complicado de tratar es el cáncer de páncreas», aclara.

En cuanto a consejos de prevención recomienda «no fumar, hacer ejercicio regular, no consumir alcohol, llevar una dieta adecuada y hacer los exámenes de prevención de la salud: como mamografías, colonoscopias, etc.», concluye.

Enfermedades del sistema circulatorio

Los factores para desarrollar la segunda causa de muerte entre los 40 y 54 años, es decir, las enfermedades del sistema circulatorio, que suponen el 20,22% son «los conocidos factores de riesgo cardiovascular» explica el doctor Alejandro Curcio, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Fuenlabrada. «La hipertensión arterial, el tabaquismo, la hipercolesterolemia o la diabetes Mellitus, así como el sedentarismo, la obesidad, el género masculino y cierta incidencia familiar» son importantes a la hora de desencadenar este tipo de patologías.

«La principal causa de mortalidad de las enfermedades cardiovasculares es la cardiopatía isquémica», detalla el doctor Curcio, quien prosigue que «es debido a la progresión de la arterioesclerosis a nivel de las arterias coronarias, encargadas de regar y por tanto dar oxígeno al corazón. La obstrucción de estas arterias supone la imposibilidad de oxigenar y nutrir a las células del corazón y con la posible peor de las consecuencias». Añade que dentro de la cardiopatía isquémica las enfermedades que mayor mortalidad suponen son «el infarto agudo de miocardio y la muerte súbita».

A pesar del «aumento de la repercusión social de estas enfermedades por el impacto mediático» recalca que «la incidencia de cardiopatía isquémica no está aumentando, al contrario, está estable o ha disminuido algo en los últimos años».

Como consejos de prevención para evitar padecer estas enfermedades recomienda practicar unos «hábitos cardiosaludables, como evitar el tabaco, conocer tus cifras de colesterol y glucosa (azúcar), medirse la TA (tensión arterial) periódicamente, hacer ejercicio de forma regular o evitar el sobre peso. Además de llevar una dieta equilibrada o la que se conoce como la dieta mediterránea».

También en la franja de edad entre los 40 y 54 le siguen, en tercer lugar, las causas externas de mortalidad con un 12,81%, las enfermedades del sistema digestivo, 8,76% o las enfermedades del sistema respiratorio con un 4,21%. En cuanto a incremento de riesgo según salto de edad, dentro de esta franja las enfermedades de la sangre y de los órganos hematopoyéticos y ciertos trastornos que afectan al mecanismo de la inmunidad es la que supone un incremento de casi un 1% de los 50 a los 54 años.

En comparación con todas las edades que estudia el INE, desde menos de un año hasta 95 y más, las enfermedades más mortales son las del sistema circulatorio. Esta representa casi un 36% sobre el total de las causas de muerte, mientras que los tumores casi un 26%. En tercera posición se encuentran las enfermedades del sistema respiratorio con un 10,54% y las del sistema digestivo con un 5,33%.

En el año 2015, último año representado en el estudio, en España fallecieron un total de 20.323 personas en esta franja de edad. Por causa de tumores, 8.668; por enfermedades del sistema circulatorio, 3.693; y en tercer lugar, por causas externas de mortalidad, 2.568. En el total de las edades estudiadas, en ese mismo año fallecieron un total de 422.568 personas. Por enfermedades del sistema circulatorio, 124.197; por causa de tumores, 111.381 y, en tercer lugar, por causa de enfermedades del sistema respiratorio, 51.848.

Consejos de salud

La mejor cura ante padecer cualquier enfermedad a cualquier edad es la prevención. Por eso, ambos expertos aportan los siguientes consejos de salud para llevar una vida saludable, como llevar una dieta equilibrada, evitar el alcohol y el tabaco, practicar ejercicio al menos dos horas y media a la semana y realizar una visita al médico al año para comprobar la tensión arterial, la glucosa y el colesterol. Y, por supuesto, ante cualquier alarma en el estado de salud, como «dolor de pecho, fatiga sin causa aparente o una pérdida de conciencia debe de consultar, sin demora, con su médico habitual», advierte Curcio.
Fuente: abc.es

Más Leídas