salud salud
jueves 29 de septiembre de 2016

La diferencia entre el paro cardíaco y el infarto

Si bien se suelen usar las palabras paro y ataque cardíaco como sinónimos, se diferencian en relación a sus causas.

La enfermedad cardiovascular representa en la Argentina la principal causa de mortalidad y se estima que el 30% de los decesos ocurren por esta causa. Si bien se suelen usar las palabras paro y ataque cardíaco como sinónimos, se diferencian en relación a sus causas. En el Día Mundial del Corazón, que se conmemora cada 29 de septiembre, el médico especialista en Cardiología Alejandro Deviggiano, explicó sus diferencias y llamó a la población a reconocer los síntomas.

El paro cardíaco es la detención del corazón que se produce como resultado de una enfermedad en su etapa final o en forma inesperada a través de una muerte súbita. "Sus causas más frecuentes son la fibrilación ventricular o la asistolia, que hacen que este órgano deje de latir. Ambas pueden estar originadas por un ataque cardíaco o infarto", indicó.

El ataque al corazón o infarto agudo de miocardio sucede cuando se obstruye de manera repentina una arteria coronaria, lo que limita de manera parcial o total el flujo de sangre oxigenada que llega a una parte del músculo cardíaco y genera un déficit de oxígeno que limita su funcionamiento normal, fenómeno denominado isquemia. "Si el flujo de sangre oxigenada no se restablece rápidamente, esa parte del músculo cardíaco empieza a morir y deja de moverse. Como consecuencia, pueden surgir diversas complicaciones como la insuficiencia cardíaca y arritmias graves como la taquicardia o fibrilación ventricular", sostuvo.

¿Cuáles son los síntomas de un ataque cardíaco?

• Dolor en el pecho. El paciente suele describir una opresión precordial, localizada por lo general del lado izquierdo de la zona. Esto causa incomodidad, que puede ser leve o intensa. El malestar suele duran unos minutos o desaparecer y volver.

• Molestias en uno o ambos brazos, espalda, cuello, mandíbula o la parte superior del abdomen. Suelen asociarse a sudoración profusa y fría, náuseas, vómitos, sensación de desasosiego y dificultad para respirar.

"Reconocer el origen cardíaco de un dolor en el pecho, reaccionar de inmediato y llamar a los servicios de emergencia antes del colapso de una víctima puede salvar la vida y limitar el daño que sufrirá el corazón. La rápida llegada de la ambulancia, a ser posible antes de que la parada cardíaca haya ocurrido, conduce a una mayor supervivencia¨, remarcó Deviggiano.

Fuente: DocSalud
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas