salud salud
martes 03 de mayo de 2016

Hábitos de vida saludable: 5 factores a tener muy en cuenta

El cambio siempre empieza en uno.

Los cambios hacia una vida saludable no dependen únicamente de la alimentación, sino que es un proceso lento que hay que ir realizando poco a poco.

En este sentido, si bien la alimentación es el pilar base para el nuevo cambio, no es el único, y llevar una vida sedentaria no nos beneficiará en absoluto a cumplir con nuestro cometido. Así pues, si tienes un trabajo en el que te ves obligado a permanecer sentado en una silla durante prácticamente todo el tiempo, has de saber que por muy cansado que te encuentres a la salida del mismo, no te beneficiará en absoluto regresar a casa y tumbarte en el sofá a ver la tele o a realizar otras actividades que no impliquen ejercicio físico.

1º Por este motivo, es recomendable que dediques cada día al menos una hora para realizar alguna actividad física que te ayude a ejercitar todos los músculos de tu cuerpo y de esta manera poder quemar las grasas y calorías que hayas podido acumular durante el almuerzo.

Dicho ejercicio no debe ser forzosamente correr o practicar algún deporte, bastará con una buena caminata (preferiblemente en línea recta), ayudándonos de esta manera a mantener nuestro tono muscular.

Los fines de semana, en cambio, sí que deberíamos de optar por aumentar la cantidad de ejercicio físico realizado, pues tras una semana de poco movimiento, es importante que el fin de semana nos mostremos más activos.

2º El sueño es muy importante. Muchas personas consideran que es un error pasarse la vida durmiendo, sin embargo existe un término medio en donde dormir 7 u 8 horas diarias no sólo es importante, sino que resulta totalmente fundamental para mantener unos hábitos de vida saludables.

El sueño ayuda a desarrollar el sistema nervioso y nos ayudará a aumentar nuestra energía al día siguiente, por no hablar de que nuestro humor será mucho peor y nuestro aspecto físico estará mucho más deteriorado cuando no durmamos.

3º Liberarnos del estrés. Muy relacionado con el punto anterior nos encontramos con la relajación. Existen muchas situaciones en la vida que nos hacen coger nervios y encontrarnos en situaciones muy estresantes, eso provocará que estemos mucho más distraídos se disminuya nuestra capacidad para concentrarnos y se vea afectada nuestra memoria.

Por este motivo, es importante tomarnos la vida con un poco más de calma, dedicar unos minutos diarios a no hacer nada más que contemplar un paisaje, dar un paseo por la playa o realizar aquella tarea que sabemos que nos relaja.

4º Una buena respiración. La respiración es un acto natural, no tenemos que pensarlo para hacerlo, simplemente lo hacemos, sin embargo en situaciones de ansiedad o estrés optamos por dejar de respirar de forma natural y comenzamos a hacerlo de forma consciente, lo que provoca que llevemos a cabo una respiración mucho menos efectiva.

Llegados a este punto, es importante realizar los ejercicios de respiración de forma correcta, algo que ayudará a llevar oxígeno a cada una de nuestras células y por ende nos ayudará a superar con mayor facilidad situaciones de agobio.

5º Una buena alimentación. Finalmente, si se desea tener unos hábitos de vida saludable, es imprescindible seguir una dieta equilibrada y baja en grasas, y en este sentido no hay nada mejor como comer de todo pero en pequeñas cantidades, eso ayudará a que nuestro estómago no se ensanche.

En este sentido, es importante destacar que es fundamental dejar de comer antes de llenarnos, eso nos ayudará en nuestro objetivo y nos hará mantener el tipo que siempre hemos querido lucir.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas