salud salud
miércoles 04 de octubre de 2017

Expertos alertaron sobre la situación de la depresión

La depresión es la principal causa de discapacidad a nivel mundial, afecta a 300 millones de personas y a sus familias, y ha sido una de las enfermedades más subestimadas en los últimos años convirtiéndose en una epidemia global.
Así lo concluyeron expertos en el marco del Simposio Internacional de Neurociencias de la Fundación INECO "Depresión: presente y futuro de una epidemia contemporánea", donde presentaron distintas problemáticas ligadas a este problema y acordaron sobre la necesidad de avanzar en los estudios, diagnóstico y tratamientos para este padecimiento.

Entre los temas que se trataron se destacaron la relación entre el suicidio y la depresión, el trastorno bipolar, la depresión en el contexto de distintos trastornos neurológicos, el abuso y negligencia en niños, las dificultades en los actuales sistemas de salud mundiales para dar diagnóstico y tratamiento correctos para la depresión, y los nuevos desafíos para la psiquiatría mundial de cara al futuro.

"La depresión suele ser un tema subestimado. Muchos aún consideran que no es una enfermedad sino solo un tema de debilidad cuya solución es ´ponerse las pilas´, pero necesita del esfuerzo de los profesionales y de la familia para lograr que el paciente salga a flote", manifestó Marcelo Cetkovich-Bakmas, coordinador académico del Simposio y jefe del Departamento de Psiquiatría de INECO.

El experto advirtió que "se trata de una epidemia mundial que está en aumento y que a su vez incrementa las probabilidades de sufrir otras enfermedades, por ejemplo, duplica el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, y aumenta la carga de todas las enfermedades neurológicas".

La depresión puede representar un serio problema de salud, generando sufrimiento y entorpeciendo la realización vocacional, el cumplimiento de proyectos y hasta la capacidad de cubrir las necesidades básicas.

Quienes la padecen atraviesan períodos de tristeza y/o irritabilidad, pérdida del interés y el placer por las cosas que antes le generaban motivación, dificultad para atender y concentrarse, disminución del nivel de energía, alteraciones en el sueño y el apetito, enlentecimiento psicomotriz entre otros.
Incluso, en algunos casos, sin un adecuado tratamiento puede tener consecuencias devastadoras como el suicidio.
Al respecto, Leonardo Tondo, MD, McLean Hospital–Harvard Medical School, Boston, Estados Unidos, explicó que "entre un 6% y un 15% de pacientes con depresión tienen comportamientos suicidas".
"Es importante que hablemos de la depresión y que lleguemos a tiempo", añadió Tondo, quien además, mencionó algunos factores protectores frente al suicidio ligado a la depresión tales como: "la conciencia de la enfermedad, la fe religiosa, el matrimonio, estar a cargo de niños pequeños, el apoyo familiar, y el acceso a la asistencia médica mental".
Si bien no se puede determinar una causa para la depresión, existen múltiples factores que aumentan el riesgo de padecerla; entre ellos los factores genéticos, los rasgos de la personalidad y los eventos ambientales estresantes tales como las dificultades socio económicas, el abuso sexual, la escasa red social y familiar o la pérdida de seres queridos.
Las enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer o cualquier condición que produzca dolor crónico también aumentan el riesgo de padecer depresión, de igual modo que el abuso de alcohol y otras sustancias.
En ese sentido, Cetkovich aclaró que "hemos avanzado mucho en comprender la forma en la cual los genes interactúan con factores medioambientales para favorecer los riesgos de la depresión".
"Algunos eventos vitales estresantes favorecen el riesgo de desarrollo de depresión, dentro de estos el maltrato y la negligencia infantil son dos grandes factores predisponentes junto a otros tantos eventos vitales estresantes", dijo.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas