salud - Mendoza Mendoza
domingo 08 de mayo de 2016

En 10 años dejó de fumar un millón de personas en el país

El cepo legal, social y económico favoreció este escenario. En Mendoza no hay cifras, pero la tendencia es similar a la nacional. Estiman que la suba de precios influye.

De a poco lo acorralaron. Lo llevaron contra la esquina del ring y le pegaron una serie de golpes coordinados.

Una Ley Antitabaco con la derecha, una condena social y varios programas para dejar de fumar con la izquierda y un aumento del 60% en el precio del atado que fue un gancho en seco.

Está contra las cuerdas. El fumador suelta agitado una bocanada de aire, un suspiro de preocupación. Se sabe complicado. Pero hay un hueso difícil de roer: la adicción. La nicotina es fuerte, lo mantiene de pie. Si su rival no se apiada de él, si le impacta un golpe estratégico, lo noquea. Vacila y piensa en abandonar.

Desde abajo se escucha la arenga de las tabacaleras para que no se rinda. El referí observa. La pelea sigue. Aún no termina.

Este relato intenta recrear la realidad que les toca a los fumadores: cepo legal, social y económico. Mientras tanto, en Argentina 1.000.000 de personas dejaron el cigarrillo durante la última década.

Así lo demuestran las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo (ENFR).

Mendoza no tiene un número concreto. No se sabe cuántos consumidores abandonaron el tabaco, pero los porcentajes de las ENFR y la opinión de los especialistas dan cuenta de que la tendencia es similar a la nacional.

Los estadísticas revelan que la población fumadora en Argentina era del 29,7% en 2005, del 27,1% en 2009 y del 25,1% en 2013. En Mendoza, por su parte, era del 31,5% en 2005, del 29,1% en 2009 y 26,5% en 2013.

Aunque los porcentajes son diferentes, los profesionales explican que en ambos casos la disminución de consumidores estuvo favorecida por leyes y programas para combatir el tabaquismo.

María Eugenia Lértula, directora del Programa de Prevención y Tratamiento de Tabaquismo de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP), destaca, desde hace tiempo, que lo positivo es que la tendencia es dejar de fumar.

La curva en el consumo es descendente. "Bajan entre 1% y 2% por año los consumidores", dice Laura Villavicencio, jefa del Departamento de Educación para la Salud y del Programa Provincial de Control de Tabaco de Mendoza.

La mayoría de los especialistas, en línea con la Organización Mundial de la Salud, explican que el aumento en el valor del paquete de cigarrillos atenta directamente contra el consumo.

Una investigación hecha en abril por la Fundación Interamericana del Corazón reflejó que un "alza de impuestos al tabaco que se traslade en un aumento del 50% del precio real de los cigarrillos reduciría 15% el consumo de tabaco y aumentaría en $17.400 millones de pesos adicionales la recaudación anual del Estado".

El incremento del 75% en la alícuota de impuestos internos que dispuso el Ministerio de Economía y Hacienda se tradujo en un aumento del precio del tabaco en 53,6%.

Eso lo festejó el Ministerio de Salud, sobre todo porque disuade a los jóvenes que están por iniciarse.

María Eugenia Lértula sostiene lo mismo: "Hay evidencia científica de que el aumento en los precios impacta en la disminución del consumo. Sobre todo en los adolescentes. Y en términos generales impacta favorablemente a nivel sanitario".

Preparan actividades para el Día Mundial sin Tabaco
Desde el Programa Provincial de Control de Tabaco de Mendoza organizarán para el Día Mundial sin Tabaco (31 de mayo) una serie de actividades.

En la plaza Independencia se realizarán espirometrías y en el Centro de Hemoterapia (Montecaseros y Garibaldi) se dictarán talleres sobre el impacto que tiene en la salud el cigarrillo electrónico, los puchos armados con tabaco suelto y la pipa de agua, conocida comúnmente como narguile.

"Hay que romper el mito de que no son adictivos. Son nocivos y perjudiciales al igual que el cigarrillo común", dijo Laura Villavicencio, quien es una de las organizadoras de las actividades.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas