salud salud
viernes 18 de marzo de 2016

El teléfono y el Skype, aliados del psicoanálisis

La comunicación audiovisual sirve para acortar distancias con el terapeuta.

La distancia puede ser un problema para los que llevan una terapia psiconalítica. Sin embargo, hoy se trabajan opciones para no perder sesiones y realizarlas con la ayuda de la tecnología, como por ejemplo el análisis vía Skype o bien por teléfono, para quienes así lo prefieran.

Según la licenciada Liliana Patricia Manguel, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires (APdeBA), en este abordaje, que carece del contacto cara a cara, "no se habla de ausencia fáctica, sino de una presencia diferente". Sin embargo, por tener que comunicarse a través de un soporte, "tanto el paciente como el analista deben realizar un mayor esfuerzo, ya que todo está concentrado en el leguaje".

Al igual que en el consultorio, el contrato debe hacerse respetando la regla fundamental de la asociación libre del paciente, que implica que no seleccione previamente qué es lo que va a decir, y la atención del profesional. De acuerdo con lo indicado por Manguel, "es conveniente realizar varias entrevistas de prueba para constatar si esta terapia va a ser factible, ya que este no es un método para todos".

Las sesiones por teléfono o vía Skype suelen ser también de 50 minutos, pero la experta recomienda que el profesional siempre las realice desde un mismo lugar y si es posible, que el paciente también lo haga. Si esto no es posible a causa de viajes, es mejor que el interesado lo aclare de antemano.

"La falta de contacto corporal, visual y olfativo lleva a que se agudicen otros sentidos como el auditivo. Por eso, tanto el paciente como el analista deben realizar un mayor esfuerzo, ya que sólo cuentan con el lenguaje para hacerse entender. A su vez, es importante que ambos utilicen un aparato de calidad para que puedan comunicarse bien" concluyó la especialista.

¿Quiénes se pueden beneficiar más de esta modalidad?

•Aquellas personas que, debido a su trabajo, deben viajar asiduamente

• Los individuos que fueron a vivir a otro país y necesitan, para sentirse mejor, un analista que comparta su lengua originaria.

• Los pacientes agorafóbicos, con temor a los espacios abiertos.
Fuente:

Más Leídas