salud salud
martes 01 de agosto de 2017

El crossfit y otras actividades deben practicarse de a poco

Los riesgos de padecer una lesión muscular pueden evitarse si se hacen de manera paulatina. Consejos útiles.

"Vamos, no paren, no paren, sigan", les vocifera el profesor del gimnasio a jóvenes y adultos que hacen ejercicios intensos de 15 minutos, que incluyen desde las clásicas sentadillas hasta flexiones de brazo con pesas. Esto es crossfit, una disciplina de moda consistente en ejercicios funcionales, variados y ejecutados a alta intensidad.

Otra situación: un grupo de hombres y mujeres de mediana edad se reúne cerca del parque General San Martín para salir a trotar. No les falta el pañuelo en la cabeza ni las zapatillas de trekking ni la remera flúo y ni el smartwatch que marca el ritmo cardíaco y las calorías quemadas. Salen juntos a correr y se pierden en las calles que suben y bajan.

running.jpg

Estas dos disciplinas, muy de moda, ganan cada vez más adeptos, con las ventajas y los riesgos que se corren cuando no se comienza en forma paulatina, y no se para ni siquiera cuando los músculos lo piden.

"Si no hago nada y de repente corro 30km y encima no doy más y sigo, es probable sufrir roturas musculares o calambres que son síntomas que dicen que hay que parar. Por eso la manera de empezar es en forma paulatina para preparar el músculo a una exigencia", explicó Juan Noseda, deportólogo y traumatólogo especialista en artroscopia.

Puso como ejemplo a quienes corren por ejemplo 50km, algo que demanda un gran desgaste, y les impide estar a tono como para correr una maratón de 42km a la semana, es decir, en un breve tiempo. "Ahí es cuando empiezan los problemas, en este caso en competencias extremas", indicó, y enumeró a la contractura y el desgarro como las lesiones más frecuentes del músculo.

Paso a paso
En el caso del crossfit, opinó que es una disciplina que demanda bastante energía y que lo mejor es ir de a poco, progresivamente.

"Si la idea es correr, lo mejor es el aumento paulatino del ejercicio, una vez se corre 5km, otro día 7 y así se va aumentando", aconsejó.

Como ejemplo real de que hay una fatiga muscular que impide hasta a los deportistas de alta competencia participar si no hacen un descanso, recordó al ciclista Nairo Quintana, el colombiano que requiere de una planificación que apunta única y exclusivamente a buscar el título.

crossfit-1.jpg

"Corrió el Giro de Italia y no se alcanzó a recuperar para participar en el Tour de Francia porque se quedó fisiológicamente sin combustible, el músculo se agotó. Ese gasto de energía no se recupera para hacer un esfuerzo similar un mes después. Y estoy hablando de un deportista de elite", señaló.

Arritmias y muerte súbita
Además de los problemas musculares también es importante sumar estudios cardiológicos, ya que muchas veces los ejercicios extremos pueden desencadenar arritmias y hasta muerte súbita, eventos que no se pueden evitar. "Con estudios previos que se realizan, como electros, ecocardiogramas y demás, se pueden evitar alrededor del 85% de los problemas del corazón. Esto es importante sobre todo porque en setiembre la gente se lanza a hacer actividad física. Y también hay que tener cuidado con las rodillas, las famosas tendinitis. Es verdad, el cuerpo tiene memoria y es menos costoso para aquel que hizo deportes de joven que aquel que no hizo", dijo el especialista, que insistió en que no todo el mundo puede hacer cualquier cosa, y que también la capacidad está determinada por factores como la genética, entre otros.

crossfit-2.jpg

Caso extremo
La rabdomiólisis es la descomposición del tejido muscular que ocasiona la liberación de los contenidos de las fibras musculares en la sangre. Estas sustancias son dañinas para el riñón y con frecuencia causan daño renal.

Recientemente se conoció el caso de una mujer estadounidense que expuso su masa muscular a una exigente sesión de spinning que despertó este trastorno caracterizado por dolores de piernas extremos, náuseas y hasta orina de color marrón llamativo. Su caso fue publicado en The American Journal of Medicine junto con otros dos de rabdomiólisis causados por sesiones de spinning. "Estos son casos raros, no se dan con frecuencia y tienen que ver con varios factores. Igual hay que considerar que hay un exceso de ejercicio y una falta de preparación para la exigencia", apuntó el deportólogo.
Fuente:

Más Leídas