salud salud
lunes 17 de octubre de 2016

Diverticulitis, causas y síntomas

Los divertículos son pequeños, abultados sacos o bolsas que se forman en la pared interna del intestino.

Los divertículos son pequeños, abultados sacos o bolsas que se forman en la pared interna del intestino. La diverticulitis ocurre cuando estas bolsas se vuelven inflamados o infectados. Con mucha frecuencia, estas bolsas se encuentran en el intestino grueso (colon).

Causas

La formación de estas bolsas o sacos en el revestimiento intestinal se denomina diverticulosis. Se encuentran preferentemente en personas mayores de 60 años; sin embargo, nadie sabe exactamente qué causa la formación de dichas bolsas.

Consumir una dieta baja en fibra, compuesta en su mayoría de alimentos procesados, puede ser una causa. Es más probable que se presenten estreñimiento y heces duras cuando no se consume suficiente fibra. El esfuerzo con las deposiciones aumenta la presión en el colon o los intestinos, lo cual puede llevar a la formación de estas bolsas.

La diverticulitis es causada por pequeños pedazos de heces (materia fecal) que quedan atrapados en estas bolsas, ocasionando infección o inflamación.

Síntomas

Las personas con diverticulosis con frecuencia no tienen ningún síntoma, pero pueden presentar distensión y cólicos en la parte baja del abdomen. En muy pocas ocasiones, pueden notar sangre en las heces o en el papel higiénico.

Los síntomas de diverticulitis son más graves y con frecuencia empiezan repentinamente, pero pueden empeorar durante unos días. Ellos abarcan:

Sensibilidad, generalmente en el lado inferior izquierdo del abdomen
Distensión o gases
Fiebre y escalofríos
Náuseas y vómitos
No sentir hambre y no comer

Pruebas y exámenes

El médico lo examinará. Se pueden ordenar exámenes de sangre para ver si usted tiene una infección.

Otros exámenes que ayudan a diagnosticar la diverticulosis pueden abarcar:

Tomografía computarizada
Ecografía abdominal
Radiografía del abdomen

Tratamiento

El tratamiento de la diverticulosis depende de la gravedad de los síntomas. Algunas personas posiblemente necesiten estar en el hospital, pero por lo regular usted puede tratar este problema en casa.

Para ayudar con el dolor, estas pueden ser algunas pautas de reposo:

Descanse en la cama y posiblemente use una almohadilla térmica en el abdomen.
Tome analgésicos (pregúntele a su proveedor cuáles debe usar).
Beba sólo líquidos durante uno o dos días y luego lentamente empiece a tomar líquidos más espesos y luego ingiera alimentos.

Puede tratarse con antibióticos.

Después de que usted mejore, su proveedor le sugerirá que le agregue más fibra a su alimentación. Comer más fibra puede ayudarle a prevenir ataques futuros. Si usted tiene distensión o gases, reduzca la cantidad de fibra que come durante unos días.

Fuente: InfoSalud
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas