salud salud
viernes 22 de julio de 2016

¿Cuál es el perro ideal para tu hogar?

Cuando una familia decide adoptar una mascota, primero debe analizar sus propios hábitos y qué busca del animal. Una guía práctica para tener en cuenta antes de elegir.

No todos los perros son iguales. A la hora de pensar en tener una mascota en casa, mejor detenerse a pensar qué características debería tener.

La pregunta central es: ¿qué tipo de perro iría mejor con nosotros? Y para responderla, lo primero que hay que ver es cómo son las personas que compartirán la vida con ese can.

¿Hay niños pequeños en casa? ¿Es una familia a la que le gusta salir o por lo general todos prefieren quedarse en casa? A los integrantes del hogar, ¿les gustaría darse un paseo tranquilo con el perro por el barrio o se imaginan saliendo a hacer jogging con el perro por la mañana?

El Golden Retriever es una raza que tiene fama de ir bien "con cualquier persona". Tiene varias ventajas para la vida familiar, porque como quiere caer en gracia se deja educar con bastante facilidad.

"Los Golden Retriever son bonitos y suelen ser de buen corazón", comenta la especialista Heike Schmidt-Röger. A esta raza le gusta salir a pasear, pero no se muere por estar todo el tiempo dando vueltas. Además, no tienen tan desarrollado el instinto cazador como los Labradores. La única contra: a los Retriever les encanta meterse en el agua a chapotear, con lo cual no se pierden ni un charco embarrado. O sea: los dueños de este tipo de perros deberían ser tolerantes en materia de suciedad.

En líneas generales, lo principal a la hora de buscar un can para compartir una vida en familia es que sea bueno y tenga paciencia. Si los niños todavía son muy pequeños, es importante que el perro no se tome muy personalmente un tirón de la cola o una cachetada en el hocico.

Pero claro, sea cual sea el perro, los padres también deberán protegerlo de los niños. Si los hijos están en edades muy tempranas, se recomienda adoptar un perro ya adulto, porque les tienen más paciencia a los retoños humanos que los cachorros.

De todos modos, las experiencias pueden ser de lo más variadas. La familia Loeck, por ejemplo, compró un cachorro Jack Russell cuando sus hijos tenían tres y seis años. "Teníamos miedo de que un perro adulto fuera a morder a los niños", recuerda Karin. "Es que uno no sabe qué experiencias trae el animal", advierte.

En su caso, la apuesta por el cachorro dio excelentes resultados. Tesa y los niños se llevaron muy bien y el cachorro también entabló un buen vínculo con los otros animales de la casa: un conejo, un gato y un hámster.

Luego los niños crecieron, se fueron de casa y Tesa murió. Ahí la pareja decidió adoptar un perro de un hogar que resultó ser una gran compañía. Waki, el nuevo integrante de la casa, "hizo caso desde el primer momento. Siempre se queda en el jardín y no sale a cazar por ahí", cuenta Karin.

Otro factor a tener en cuenta es la ansiedad: si usted quiere tener un perro cuanto antes, debe saber que los ejemplares de raza, dependiendo del tipo que elija, no son tan fáciles de conseguir. En cambio las cruzas están más al alcance de la mano, tanto en cantidad como en precio, porque los perros de raza son en el primer momento una pequeña inversión.

La "desventaja" en el caso de las cruzas es que sus dueños no podrán prever qué características tendrá. Las razas, en cambio, sí aportan ciertas pautas sobre cómo será el carácter de la mascota.

Si busca compañía para una familia más bien adepta al deporte, se recomienda el Border Terrier, que es muy abierto y bastante vivaracho. Además, le encanta jugar, con lo cual es un buen compañero para los niños, y le gusta dar paseos largos o ir corriendo junto a una bicicleta.

El Pinscher también es bastante inquieto, pero es mejor que los niños ya tengan cierta edad, porque estos perritos no tienen tanta paciencia cuando los molestan. El costado positivo es que resulta muy sencillo cuidarlos en el día a día, porque su pelaje es muy corto.

Y si busca un perro pequeño y tranquilo, el Pug es una muy buena opción. Además, dicen que es muy inteligente. Y quienes busquen algo un poco más coqueto, estarán bien acompañados con un caniche. Esta raza existe en varios tamaños y colores, y los caniches, además de ser muy cariñosos, tienen una gran ventaja: no pierden pelo.

FUENTE: dpa
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas