salud salud
viernes 26 de febrero de 2016

Correr en riesgo: la moda del running y sus potenciales peligros

Los recaudos a tener en cuenta para que la gimnasia no se vuelva en contra de la salud.

Una de las modas que se ha instalado en nuestro país hace años es el running: salir a correr se ha convertido en un hábito cada vez más masivo. Sin embargo, el ejercicio abrupto de esta actividad tiene claroscuros que deben ser considerados. ¿Hasta qué punto el deporte puede dejar de ser sinónimo de salud?

El corazón manda

Desde 2009 a 2013, la cantidad de personas inscriptas en maratones se duplicó. Y hoy, la tendencia sigue en alza. Esto implica carreras cortas, que van desde los 3 kilómetros, hasta las maratones profesionales, cuya extensión es de 42 kilómetros.

En ellas, miles de personas se inscriben y, en un acto de arrojo, se lanzan al desafío de llegar a la meta. "Lo que primero se debería hacer una persona es llevar a cabo un control médico previo, para saber cuál es su estado", explica Ernesto Martín Porjolovski, médico deportólogo que trabaja en el departamento de juveniles de San Lorenzo de Almagro.

Según añadió el facultativo, "esto implica un control que evalúe su función cardíaca, su capacidad pulmonar y el control de la presión arterial".

Los riesgos de correr sin prevenirse varían según la edad y las predisposiciones. La principal causa de riesgo en mayores de 35 años es la enfermedad coronaria. Cristian Jorge Gerayalde, médico especialista en medicina del deporte, explica los tipos de enfermedad que pueden detectarse con un estudio de ergometría. "Las cardiopatías pueden dividirse en dos grandes grupos: las congénitas y las adquiridas. Las primeras son las que traemos desde el nacimiento, que llevamos durante toda la vida, y suelen ser asíntomáticas. Las más comunes son la miocardiopatía hipertrófica congénita y la displasia arritmogénica del ventrículo derecho", detalló.

La primera es la principal causa de muerte súbita en deportistas jóvenes en Estados Unidos, mientras que la segunda genera la mayor cantidad de fallecimientos en corredores en Italia.

Que no se doble ni se rompa: lesiones musculares y de tendones

La motivación por la práctica del running tiende a ser invidivual. Según una encuesta realizada por Content Manager a través de su sistema de inscripción Eventioz –que cuenta con más de 2 millones de registraciones y venta de eventos-, el 65% de las personas entrena por su cuenta y un 31% lo hace en grupo, mientras que un 9% de los corredores contrata a un personal trainer.

Las lesiones más comunes que se disparan en esta práctica tienen que ver con la falta de preparación adecuada. "Las personas que se lanzan a correr y no están bien entrenadas no tienen la irrigación necesaria en los músculos. Al sobreexigirlo, pueden emerger lesiones que van desde una simple distensión hasta un desgarro severo", explicó Porjolovski. No obstante, también está la contracara, que son las personas hiperentrenadas: la gran demanda de entrenamiento produce fatiga en las fibras musculares que pueden derivar en idénticas molestias.

Otra zona que ejercita con intensidad en el running son los tendones, especialmente los del talón. Si una lesión no se cura adecuadamente, corre el riesgo de convertirse en un problema constante. Gerayalde diferencia que las tendinosis –mal llamadas "tendinitis"- se dividen en agudas y crónicas. "Ante la aparición de dolor en cualquier tendón, se debe suspender la práctica y consultar al médico sin demoras".

La rotura de tendón de Aquiles es una de las que más tiempo de convalescencia insume: entre 7 y 9 meses. Fueron resonantes en el ámbito profesional las lesiones del futbolista Javier Zanetti y del basquetbolista de la NBA, Kobe Byant. Para prevenirlas, el tipo de calzado que se utilice será fundamental: depende si el corredor en su pisada es pronador –tiene a juntar las rodillas hacia adentro-, neutro –pisada normal- o supinador –que apoya la parte externa
del pie-.

Otro dato importante: jamás deben usarse zapatillas por primera vez en una carrera: "La regla de oro en el running es nunca estrenar calzados ni otro tipo de prenda en una carrera. Este solo factor puede hacer que no la podamos completar", graficó Gerayalde.

Durante la carrera: ¿hidratación o ingesta de sólidos?

No todas las maratones son iguales. Cada una insume energías diferentes. Por lo tanto, la estrategia de hidratación y alimentación será diferente. Un 64% de los corredores en el país suelen inscribirse en carreras entre 8 y 10 kilómetros. "Para esta distancia no es tan necesario comer durante la carrera. Sí es importante la ingesta líquida con bebidas que tienen hidratos de carbono, sales y minerales", advierte Porjolovski.

Diferente es en el caso de quienes corren mayores distancias. Para la media maratón o maratón completa, se recomienda llevar hidratos de carbono en forma de gel. También es recomendable que se insuman frutos secos y frutas, acompañados siempre de la correcta hidratación.

Fuente:

Más Leídas