salud salud
viernes 24 de junio de 2016

Cómo tratar los dolores de cabeza y migraña

La vida agitada y el estrés nos suben el dolor hasta la cabeza. Un mal que nos afecta a todos.

El dolor de cabeza o cefalea se puede producir por varios motivos. Cuando no encontramos una causa identificable decimos que se trata de una cefalea primaria: las más comunes son la cefalea tensional y la migraña.

La cefalea tensional es la más común: la tiene más del 70% de la población a lo largo de su vida.

La migraña es la segunda en frecuencia y tiene rasgos característicos: afecta un lado de la cabeza, es de intensidad moderada a severa, puede estar asociada a nauseas o vómitos y puede asociarse a hipersensibilidad a los ruidos intensos y la luz. Algunas de estas características pueden estar ausentes.

Mujeres y dolor
En mujeres la incidencia de migraña llega al 16 o 17%, mientras que en hombres es de el 7 u 8%. La presencia de estrógeno y progesterona, las principales hormonas femeninas, juegan un rol desencadenante. Muchas pacientes notan agravamiento de la frecuencia e intensidad de sus migrañas cerca o durante los períodos menstruales.

La hipótesis actual es que los cambios en niveles en sangre, propios de los ciclos normales y no las hormonas en sí, son los responsables de este agravamiento. Por eso, la mayoría de las pacientes con migrañas notan un mejoramiento después de la menopausia.

Los intentos de tratar las migrañas exclusivamente con terapia hormonal no dieron los resultados esperados, pero algunas pacientes notan beneficios.

Cómo tratarlas
Todas las cefaleas tienen tratamiento agudo, es decir, medicaciones que ayudan ante la presencia de un ataque. Por ejemplo:

* Analgésicos como la aspirina o el ibuprofeno.

* Medicamentos que alivian algunos de sus síntomas, como las nauseas.

* Medicaciones específicas para el tratamiento de la migraña, como los derivados de la ergotamina y el grupo de los triptanos. Ejemplos de estos son el sumatritpan, el naratriptan y el frovatriptan. Todos comparten un mismo mecanismo de acción pero varían en la velocidad y la duración del efecto y en la forma de aplicación.

* Procedimientos que se pueden realizar en el consultorio, como los bloqueos de nervios con anestésicos. Pueden ser muy útiles en el tratamiento agudo.

Importante: detectar las causas
La depresión, el exceso de analgésicos u otras medicaciones pueden ser las razones del dolor. Algunos pacientes identifican desencadenantes alimentarios, como el chocolate, los quesos o el monosulfato de sodio, muy usado en la preparación de comida china. Por mala suerte, la mayoría de las personas no tienen desencadenantes y las dietas más estrictas no resuelven sus cefaleas.

Algunos pacientes se benefician al tomar medicaciones o sustancias llamadas preventivas. Son medicamentos o vitaminas que se toman a diario para reducir la frecuencia o la intensidad de los ataques en el mediano plazo. El efecto no es inmediato y puede tardar seis semanas. El secreto es advertir al paciente sobre esta latencia y los posibles efectos secundarios del medicamento.

Una terapia completa
Los medicamentos son sólo una parte del adecuado abordaje de las cefaleas. El tratamiento interdisciplinario es el que tiene mayores chances de ser exitoso. La evaluación psicológica, el trabajo de kinesiología y la terapia son una parte importante del tratamiento integral.

Fuente: InfoSalud
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas