salud salud
miércoles 06 de julio de 2016

Cómo quitar las uñas encarnadas

Una uña del pie encarnada puede ser dolorosa y desagradable. Aquí hay un método que le permitirá a tu uña dejar de crecer dentro de tu piel, junto con algunas sugerencias generales.

Remoja tus pies en una mezcla de agua caliente (o tan caliente como puedas soportar) y sales. Haz esto durante 15 a 30 minutos por lo menos dos veces al día. El objetivo aquí es doble: ablandar la uña del pie y evitar que la uña encarnada se infecte.

Reúne tus herramientas. Ten bastante algodón o una bolita de algodón lista, un par de pinzas puntiagudas junto con algo puntiagudo (por ejemplo, una herramienta que te ayude a eliminar las cutículas).

Corta tus uñas de los pies, teniendo especial cuidado alrededor de la sección encarnada. Asegúrate de que la uña esté cortada perfectamente recta sin partes puntiagudas cerca de los bordes. Las uñas de los pies que tienen forma redonda tienen una mayor probabilidad de crecer en la piel, causando uñas encarnadas.

Mantén tu uña del pie ligeramente elevada. Si pones un pedazo pequeño de algodón entre la uña y la piel deberá evitar que la uña encarnada regrese.[1]

Quita un pedazo pequeño de algodón con las pinzas, de la bola de algodón o de un montón de algodón.
Sostén el trozo de algodón con las pinzas en la esquina de la uña del pie que está encarnada.
Usa algo puntiagudo para empujar el algodón debajo de la uña del pie en la esquina. ¡No presiones demasiado fuerte o te vas a hacer daño! El trozo de algodón debe formar una bolita debajo de la uña del pie en la esquina. No tiene por qué ser tan grande que sobresalga de la parte superior de tu uña, pero asegúrate de que no sea demasiado pequeño tampoco.[2]
Quita el algodón una vez al día y reemplázalo con un nuevo para reducir el riesgo de que se infecte,

Detén la infección. Aplica ungüento para la prevención de una infección en la uña y mantenla vendada. El neosporin funciona muy bien con este propósito.

Fuente: InfoSalud

Fuente:

Más Leídas