salud salud
lunes 27 de junio de 2016

¿Cómo deben limpiarse los oídos?

Algunos consejos de especialistas para mantenerlos sanos.

El oído tiene un sistema natural de autolimpieza que permite que la cera que se va fabricando vaya saliendo poco a poco hacia el exterior y se elimine.
La mejor manera de limpiar el oído es dejar que actúe este proceso natural de limpieza.
Limpiar de forma incorrecta nuestro oído puede provocar lesiones que pueden ir desde un simple tapón, hasta infecciones, perforaciones u otro tipo de lesiones.
Los especialistas del oído, los otorrinolaringólogos, desaconsejan la utilización de bastoncillos, las irrigaciones con agua o aceite de manera casera. Su opinión es que se debe acudir a su consulta para extraer los tapones de cera que se puedan formar en nuestros oídos.


¿Cómo es el conducto auditivo?
Nuestro oído puede estar en peligro cada vez que intentamos rascarnos introduciendo un lápiz o una llave, o al momento que nos limpiamos después de la ducha empleando un hisopo (cotonete).

El conducto auditivo tiene una forma parecida a la de un embudo: su parte más estrecha se dirige hacia el interior de la cabeza, en concreto a la llamada membrana timpánica.
La piel de este conducto tiene unas glándulas que fabrican cera (cerumen).
La cera atrapa las partículas de polvo del aire para evitar que lleguen al tímpano y así protegerlo.
La cera está formada por sebo ( la secreción de las glándulas ceruminosas de la porción externa del conducto auditivo externo (CAE), restos de pelos y los restos de células del epitelio que la recubre.
Por lo tanto la cera tiene una función protectora de nuestro oído muy importante.
Con el sistema de autolimpieza esta cera se moviliza desde la parte interna del CAE hacia el orificio auditivo y así llega hasta el exterior.

Qué síntomas provocan los tapones de cera?
  • Disminución leve de la audición.
  • Sensación de tener el oído tapado.
  • Los tapones de cera son una de las consultas más frecuentes de los otorrinolaringólogos.
  • Son más frecuentes durante el verano porque la cera acumulada en el oído absorbe agua y se hincha provocando la formación de un tapón.
  • Cuando sufrimos una pérdida repentina de la audición debemos pensar en la presencia de un tapón de cera en el oído.
  • Esta pérdida de audición suele aparecer de forma brusca, de un día para el otro.
  • La audición se recupera tras la extracción del tapón.

¿Qué hay que hacer con los tapones de cera?
  • El tratamiento indicado es su extracción.
  • Se pueden emplear dos técnicas:
    • La irrigación: inyección de agua templada a 37º con una jeringa especial para reblandecer la cera y que salga hacia el exterior. El chorro de agua debe ser inyectado de forma potente y dirigido hacia la pared posterior del CAE para evitar la perforación del tímpano.Existen en el mercado diferentes productos para realizar este procedimiento en casa.Los otorrinos advierten del peligro de hacerlo uno mismo por lesiones que pueden provocar debido a la presión o la aparición de infecciones en el caso de que el tímpano esté perforado y la persona no lo sepa.
    • La cirugía instrumental: siempre la realizan los otorrinolaringólogos.

Algunos consejos para personas con tendencia a la formación de tapones
  • En algunas personas las glándulas producen más cerumen del que se puede eliminar facilmente y esta cera adicional puede endurecerse en el canal auditivo y obstruirlo.
  • En muchos casos existe una propensión genética a fabricar tapones de cera.
  • Estas personas deben acudir al especialista para descartar que exista alguna lesión en el oído.
  • Sin embargo, lo más frecuente es que el canal se obstruya cuando se intenta limpiar el oído con bastoncillos de algodón, por ejemplo, ya que se impacta la cera y se empuja hacia dentro del canal, ocasionando el bloqueo.
  • El otorrinolaringólogo suele realizar un examen del oído a través de un otoscopio y visualizar el CAE, el tímpano y el oído medio.
  • Los pacientes con tendencia a fabricar tapones suelen acudir una vez al año al otorrino. Existen casos en los que las citas deben ser más frecuentes, aproximadamente de 2 a 3 veces al año.
  • Otros tapones de cera menos frecuentes son los epidérmicos producidos por la descamación de la piel dentro del CAE.

Nunca deben introducirse en el oído
  • Algodoncillos.
  • Bastoncillos.
  • Cotonetes.
  • Cerillas.
  • Clips de los que se utilizan para el pelo.
  • Llaves.
  • La esquina enroscada de una servilleta.

Fuente: PerfilSalud

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas