salud salud
miércoles 01 de junio de 2016

Casi 15.000 personas murieron por gripe hace un siglo en Argentina

En esos últimos años de la década del '10 del siglo pasado, en el mundo la afección fue conocida como "La dama blanca" o "Gripe española" y se trató, como en 2009, del tipo H1N1.

Un informe elaborado la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) reveló que la epidemia de gripe que se produjo entre los años 1918 y 1919 provocó 14.997 casos fatales en Argentina, en un contexto en el que a nivel global fallecieron por esta enfermedad cerca de 50 millones de personas.

En esos últimos años de la década del '10 del siglo pasado, en el mundo la afección fue conocida como "La dama blanca" o "Gripe española" y se trató, como en 2009, del tipo H1N1.

En Argentina, en dos años esta enfermedad pasó de generar el 0,7% de las muertes en 1917 al 20,7% en 1919, con lo cual se convirtió en una de las principales causas de deceso en el país, reveló el estudio conducido por

Adrián Carbonetti, historiador y demógrafo del Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (Ciecs) -dependiente de la UNC y Conicet-, que estudió junto a su equipo esta pandemia desde un enfoque social de la salud y la enfermedad.

Esta perspectiva, además de contemplar el abordaje cuantitativo que aportan las estadísticas, incorpora distintas miradas de un mismo fenómeno. "En ese núcleo confluyen lo político, lo social, lo económico, lo cultural y lo epidemiológico. Uno puede ver una sociedad a partir de una enfermedad o por lo menos una sociedad en crisis, como en el caso de las epidemias", sostuvo Carbonetti.

La enfermedad ingresó al país en 1918 por el puerto de Buenos Aires y avanzó en dos oleadas. Primero se propagó hacia el norte del territorio, entre octubre y noviembre de ese año, y permaneció latente hasta el invierno de 1919, cuando comenzó a descender desde Salta hacia las provincias del centro y sur.

Según el Departamento Nacional de Higiene, la primera oleada provocó 2.237 muertes, mientras que la segunda tuvo un mayor impacto: 12.760 casos fatales, la mayoría de ellos en las provincias del norte y Cuyo.

Para Carbonetti, la realidad desigual de los sistemas sanitarios del interior "heterogéneos y fragmentados", junto con las diferentes condiciones socioeconómicas de cada provincia, configuraron el terreno propicio para que la gripe impactara más en el norte del país que en el centro y el litoral en general, en términos de mortalidad.

El director del estudio consideró que es posible establecer una relación entre las altas tasas de mortalidad, los elevados índices de analfabetismo y la esperanza de vida al nacer, todos indicadores de las condiciones de vida de la población.

"Las tasas de mortalidad más altas se dieron justamente en las provincias que contaban con menor cantidad de médicos", sostuvo el investigador.

Como medidas de prevención en ese contexto, se prohibieron los espectáculos públicos y el ingreso a los cementerios; se estableció que los cafés, bares, confiterías y burdeles debían cerrar a las 23; se desinfectaron todos los templos sin distinción de culto; y se suspendieron las actividades en los establecimientos educativos, tanto públicos como privados.

En tanto, los enfermos que llegaban por vía marítima al puerto de Buenos Aires eran derivados a la isla Martín García.

Otras enfermedades que se llevaban la vida de muchas personas en esos años eran la tuberculosis pulmonar (promedio de 12.000 entre 1917 y 1919), meningitis (4.500), afecciones cardíacas (12.000), afecciones bronco pulmonares (15.000) y nefritis (3.000).

El equipo de investigación dirigido por Carbonetti contó con la colaboración de Dolores Rivero, María Laura Rodríguez, Lila Aizemberg, María Marta Andreatta, y Gastón Rizzi.
Fuente: Télam

Más Leídas