salud salud
martes 08 de marzo de 2016

Avances en el tratamiento del cáncer de próstata

Médicos afirman que una droga de cobertura obligatoria aumenta la sobrevida y mejora la salud

El uso de enzalutamida en el tratamiento previo y posterior a la quimioterapia aumenta la sobrevida y mejora el estado de salud de las personas con cáncer de próstata con metástasis que no pueden ser intervenidas, aseguraron hoy especialistas internacionales que estuvieron en el país, aunque la Superintendencia de Servicios de Salud precisó que "la evidencia sobre los beneficios de la droga es muy pobre y escasa".

"Existen otras drogas pero ninguna había sido tan eficaz tanto para aumentar la sobrevida como para mejorar la calidad de vida; además es una droga muy bien tolerada, en efecto el 97 por ciento de quienes estuvieron en tratamiento con enzalutamida no reportaron importantes efectos adversos", indicó a Télam el oncólogo canadiense Kim Chi, director médico de la Unidad de Ensayos Clínicos en BC Cancer Agency de Vancouver.

"A su vez muchos hombres con cáncer de próstata avanzado desarrollarán resistencia al tratamiento de supresión androgénica, lo que se conoce como cáncer de próstata resistente a la castración (CPRC)", completó el urólogo estadounidense Christopher Evans, jefe del departamento de Urología en UC Davis Comprehensive Cancer Center.

En este contexto, la enzalutamida permite aumentar en 18 meses la esperanza de vida de los pacientes con cáncer de próstata en estado avanzado y ha mostrado mejoras significativas en su calidad de vida.
Pero desde la Superintendencia de Servicios de Salud relativizaron los beneficios de la droga.

"La droga, que está aprobada en el Plan Médico Obligatorio desde hace dos años, no ha demostrado generar beneficios suficientes, la evidencia a su favor es muy pobre y escasa", precisaron fuentes de esta dependencia del Ministerio de Salud, y agregaron que por ello "se está evaluando en el futuro mediato dejar de cubrirla".

Según los especialistas internacionales, sin embargo, la enzalutamida fue aprobada en 2012 para ser utilizada luego de la quimioterapia con docetaxel para quienes tenían recaída, tras un estudio denominado AFFIRM realizado en diversos países, que evaluó el tratamiento con enzalutamida (160 mg/día) comparado con placebo en 1.199 hombres con cáncer de próstata metastásico y en progresión, resistente a la castración, que habían recibido previamente quimio.

"Este estudio demostró que la supervivencia del grupo de pacientes tratados con enzalutamida fue de 18,4 meses, mientras que en el grupo de pacientes tratados con placebo la supervivencia se situó en 13,6 meses, lo que constituye una mejora de 4,8 meses", detalló Chi.

Dos años después, otro estudio denominado PREVAIL permitió que se autorice el uso de enzalutamida en pacientes en los cuales la quimioterapia no había sido indicada, tras demostrar que sobre 1.717 casos, los hombres que recibieron enzalutamida mostraron una mejora estadísticamente considerable en la supervivencia global y tiempo de retraso para la progresión radiográfica o fallecimiento frente a los tratados con placebo.

"Cuando hablamos que los pacientes que reciben un tratamiento con esta droga tienen una sobrevida de 18 meses nos referimos a un promedio. Nosotros tenemos pacientes que han tenido una sobrevida de cuatro meses y otros que han llegado a vivir cinco años con buena calidad de vida. Pero en ambos casos son personas que antes no hubieran tenido ninguna opción de tratamiento", enfatizó Evans.

E informó que "se están realizando estudios sobre el impacto del uso de esta droga en estadios más tempranos de la enfermedad, pero aún no hay resultados".

Por su parte, Chi sostuvo que "es muy importante difundir el uso de esta droga, que en Estados Unidos, Canadá y Europa se encuentra muy extendida".

En Argentina, la droga fue autorizada por ANMAT en 2013 y en 2015 se aprobó el cambio de prospecto que permite su utilización antes de la quimioterapia, además de estar incluida en el Plan Médico Obligatorio, por lo que su provisión está garantizada tanto en el sistema público como en el privado.

"Es importante aclarar que esta droga no permite la cura de la enfermedad; es responsabilidad de médicos, científicos, droguerías y estados continuar trabajando en investigación pos de encontrar alternativas que permitan que el cáncer deje de ser mortal en todos los casos", aseguró Chi.

Las últimas cifras del Instituto Nacional del Cáncer que muestran que en Argentina, el cáncer de próstata es el más frecuente de todos los tumores que afectan a los hombres.

Anualmente, se diagnostican más de 13.700 casos nuevos de cáncer de próstata y mueren más de 5.800 hombres por esta enfermedad, una cifra que lo convierte en la cuarta causa de fallecimiento oncológico del país.

Se estima que alrededor de un 20% de los casos se diagnostica en estadios avanzados en los que el tumor no puede ser removido satisfactoriamente.
Fuente:

Más Leídas