salud salud
viernes 21 de octubre de 2016

Alerta: infección urinaria sin síntomas

La infección urinaria también conocida como cistitis, es un doloroso malestar bastante común, que se da principalmente en mujeres y en todas las edades, sin embargo, es fácilmente evitable.

La infección urinaria es una patología que se define como un tipo de contaminación que puede afectar cualquier parte de la vía urinaria, es decir: uretra, vejiga, riñones y/o como en el caso del hombre, la próstata.

Cuando la infección se produce en la vejiga recibe el nombre de cistitis y cuando es en la uretra se llama uretritis. En caso de que se desplace a los riñones, toma el nombre de pielonefritis y si compromete la próstata, prostatitis.

El doctor Andrés Giacaman Hasbun, urólogo de Clínica Ciudad del Mar, explica que este "es un mal muy común entre mujeres, especialmente en adultas jóvenes, ya que la uretra (conducto por el que sale la orina) está a pocos centímetros del ano. Se calcula que un 20% de las mujeres sufrirán al menos un episodio de infección urinaria en su vida".

Existen periodos específicos en la vida de la mujer, en los que hay mayor incidencia de infecciones. En la infancia tiene directa relación con los hábitos higiénicos o malformaciones de la vía urinaria. Cuando se inicia la vida sexual en la mujer, no siendo una enfermedad de transmisión sexual, se produce por la colonización o adquisición de gérmenes durante la relación sexual. En la Menopausia se debe a las modificaciones en el pH de la zona genital, y en la tercera edad, principalmente, por los cambios hormonales y las patologías propias de la edad, como la incontinencia y el prolapso.

Los síntomas de las infecciones urinarias se pueden presentar de forma aislada o en distintas combinaciones, incluso en las mujeres muchas veces de forma asintomática. Los principales signos de este mal son: ardor al orinar, aumento en la frecuencia miccional, urgencia miccional o incapacidad de retener la orina, sensación de no haber vaciado la vejiga, líquido turbio o de mal olor, dolor en la zona renal, escalofríos y fiebre.

El especialista afirma que en el diagnóstico de esta enfermedad es muy importante realizar un examen de orina, que incluya un sedimento de orina. Este examen consiste en observar una muestra de orina con el uso de un microscopio y cuyo resultado se obtiene de forma inmediata, además de un urocultivo con antibiograma, el cual nos permite determinar la bacteria involucrada y el antibiótico que debemos utilizar. El resultado demora entre 24 y 48 horas enn estar a disposición del médico.

"El tratamiento es en base a antibióticos, los cuales deben ser indicados por un especialista. El inicio de esta terapia se realiza antes de tener el resultado del urocultivo. Con el antibiograma, el médico verá si esnecesario cambiar el esquema terapéutico. En algunos casos de pielonefritis aguda, se requiere hospitalización y tratamiento antibiótico por vía endovenosa, al igual que las prostatitis agudas", sostiene el especialista quien además recomienda nunca automedicarse ante este tipo de afección.

Prevención

El doctor Giacaman recomienda el uso de la vitamina C y los extractos de Berries, ya que éstos evitan la adherencia de los gérmenes a la mucosa uretral, además de tomar en cuenta los siguientes consejos:



-No retener la orina, cuando tenga ganas de orinar.



-Orinar frecuentemente. Con esto se logra que el chorro de orina arrastre los gérmenes hacia afuera.



-Orinar tranquila y sin apuro hasta vaciar completamente la vejiga.



-Beber diariamente abundante líquido, sobre los dos litros.



-Orinar antes y después de tener relaciones sexuales.



-Mantener un PH estable en la piel, evitar el cambio continuo de jabones y gel de baño.



-Realizar el aseo genital en forma adecuada.



-Hacer las necesidades todos los días, preferentemente en la mañana antes dela ducha
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas