miércoles 18 de mayo de 2016

Robin Wright exigió el mismo sueldo que Kevin Spacey en 'House of Cards'

La actriz Robin Wright no ha dudado en hacer público el conflicto que en su momento mantuvo con los ejecutivos de Netflix

La actriz Robin Wright no ha dudado en hacer público el conflicto que en su momento mantuvo con los ejecutivos de Netflix -la productora y plataforma de pago responsable de la serie 'House of Cards'- a cuenta de la remuneración que recibía por su papel de Claire Underwood en la famosa producción, significativamente inferior al salario de su compañero Kevin Spacey.

"Les dije claramente: 'Quiero que me paguéis exactamente lo mismo que a Kevin'. Este es un caso muy peculiar en la industria, que en una serie o película los personajes principales, tanto el masculino como el femenino, tengan exactamente el mismo peso en la trama. No suele pasar en otras producciones, pero sí en 'House of Cards'", aseguró la exmujer de Sean Penn en un evento que tuvo lugar en el Rockefeller Center de Nueva York.

Las exigencias retributivas de la también directora no estaban tan relacionadas con las actuales reivindicaciones sobre la igualdad salarial entre hombres y mujeres en Hollywood, como con el hecho de que su interpretación de una retorcida Primera Dama estadounidense en la ficción acabó resultando más popular que la del propio Kevin Spacey, quien en principio ostentaba el protagonismo absoluto en los carteles y vídeos promocionales de la serie.

"Estudié atentamente los datos de audiencia y seguimiento que iban surgiendo y, durante un período concreto de tiempo, me di cuenta de que Claire Underwood era más popular que su marido Frank, así que aproveché la ocasión para hacer lo que creía justo. Les dije: 'Más os vale pagarme más, porque si no esto tendrá que salir a la luz'", añadió la combativa artista.

La agria pero exitosa disputa que Robin Wright mantuvo con los productores de 'House of Cards' también se vio motivada por sus intentos de recuperar la privilegiada posición laboral a la que tuvo que renunciar en los años 90 para volcarse en su faceta maternal.

"Como ya no estaba trabajando a tiempo completo, mi caché empezó a reducirse notablemente. Porque en este mundo de la interpretación, solo puedes crecer a nivel económico con presencia y notoriedad. Si no lo haces te conviertes en un actor de serie B, que ya no es rentable para los grandes estudios", aseveró.

Aunque antes de recibir su aumento de sueldo, la renombrada actriz solía acumular la nada desdeñable cantidad de 420.000 dólares por episodio -Kevin Spacey ganaba alrededor de 500.000-, en la actualidad se especula con la posibilidad de que ambos reciban pagos cercanos al millón de dólares por cada capítulo.


Fuente: BangShowbiz

Fuente:

Más Leídas