Premios UNO Escenario - Godoy Cruz Godoy Cruz
domingo 03 de septiembre de 2017

"En Mendoza, la danza contemporánea requiere una revalorización"

Priscila Resca. Es bailarina y coreógrafa, y acaba de incorporarse al Ballet Contemporáneo de Capital. Aquí, la nueva jurado de los Premios UNO Escenario analiza la escena local

Priscila Resca ha indagado en todas las aristas de la danza. Pero cuando pensamos en el presente de la bailarina y coreógrafa –flamante jurado de los Premios UNO Escenario 2017–, dos proyectos artísticos lo delinean: su reciente incorporación al Ballet Contemporáneo Ciudad de Mendoza y el trabajo de diseño coreográfico que está realizando junto a Vilma Rúpolo para la próxima Fiesta Nacional de la Vendimia.

Pero no son los únicos. A esto se suma su rol docente en la Escuela de Comedia Musical de Valeria Lynch en Mendoza y su última experiencia en la Compañía MD Tango junto a Pablo Montilla y bajo la dirección de los bailarines Carola Sosa y Ezequiel Cepeda.

"Amo bailar y trato de buscar la versatilidad como artista", dijo, y la descripción de su recorrido artístico lo confirma.

Priscila comenzó a estudiar danza clásica con Pamela González en San Martín, su ciudad natal; tomó clases en los talleres del Ballet de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo); asistió al taller de la Escuela Danza Contemporánea del Teatro Colón y realizó un intercambio durante un año en un estudio de danzas de West Virginia, Estados Unidos.

Integró a su vez la compañía El Árbol Danza Teatro, que dirige Rúpolo.

–La danza es tu oficio, ¿pero qué significa para vos?
–Es mi sostén y mi motor y además mi primer amor (risas). Espero seguir bailando todos los años que pueda y por ello agradezco a mi familia que me apoya siempre.

–Además de bailarina también sos coreógrafa. ¿Cuándo comenzaste a indagar en esta faceta?
–Debuté en 2015, durante la conducción de Pamela González del Ballet de la UNCuyo. Por entonces realicé mi primera experiencia como coreógrafa y directora de la puesta El lago de los cisnes trata de nosotras, una reversión del ballet desde la danza contemporánea que abordaba la trata de mujeres, a través de la música y personajes originales.

La violencia de género fue el tema que abordó Priscila, con Graciela Ruiz, en Libre, un cambio para cambiar, un texto de Gonzalo Palacios que da cuenta de la realidad de las mujeres que sufren violencia de género y que deja un mensaje de esperanza y propone una toma de conciencia.

"Me gusta mucho crear y me sigo formando en este camino", aseguró la flamante jurado de los premios Escenario.

–¿Cómo vivís tu reciente incorporación al Ballet Contemporáneo Ciudad de Mendoza (BCCM)?
–Si bien ya había participado anteriormente, fue una gran satisfacción quedar seleccionada. El BCCM representa un espacio importante para el desarrollo de la danza contemporánea; permite explorar nuevos lenguajes de esta disciplina que tanto me identifica, además de otorgarme una estabilidad laboral.

–¿Qué se viene para el BCCM?
–Hoy tenemos una intervención con Altertango, en la presentación de Radiotango (ver tapa de Escenario). También estamos invitados al XXII Festival de Danzas de Nuevas Tendencias, que nos acerca propuestas gestadas desde la danza, el teatro, la música, la plástica y las nuevas tecnologías (se desarrollará del 10 al 17 de setiembre en distintos escenarios locales).

–¿Cómo percibís nuestra escena dancística?
–En general, las actividades artísticas están pasando por un buen momento en la provincia. Hay una movida grande con la danza: muchos y buenos maestros promueven llevar a sus alumnos a certámenes y a la búsqueda de mayores oportunidades. Sin embargo, hay asuntos pendientes como el Profesorado de Danza de la UNCuyo, que aunque fue creado en 2015, todavía es una carrera en espera que no ha sido implementada por falta de cargos docentes. Además de su aporte a la formación en la danza, constituye una importante fuente de trabajo a futuro. En la producción, la danza contemporánea requiere una revalorización, que haya mayor difusión de sus expresiones y también más oportunidades de trabajo para quienes dedicamos tiempo y esfuerzo para formarnos.

–Decías que estamos en un buen momento. ¿Qué espectáculos locales recomendás?
–Recomiendo ver Guanahaní, historia de conquistas, una puesta multidisciplinaria de Natacha Gabrielli (sábados a las 21.30, en El Taller de Ciudad) y Condición vegetal (de la compañía Otro Ojo Danza Teatro que se despide de cartelera el próximo sábado 9, en El Estudio de Godoy Cruz, en doble función a las 17 y 18.30).

Fuente:

Más Leídas