policiales policiales
sábado 18 de junio de 2016

Vendían carne de caballo como si fuera vacuna

Se pudo establecer que allí se faenaban caballos, previamente robados, para luego vender a carnicerías o supermercados, donde llegaban a los clientes como milanesas ya rebozada, carne picada, chorizos o salamines.

Un hombre de 35 años fue detenido en su vivienda de la localidad de Manuel Alberti, en la zona rural del partido de Pilar, acusado de faenar caballos robados cuya carne luego era vendida como vacuna en comercios de la zona.

En el allanamiento realizado el miércoles, que trascendió en las últimas horas, se incautó un arma de fuego, machetes y cuchillos manchados con sangre, ganchos para colgar los animales, balanzas y otras herramientas.

La maniobra fue descubierta a partir de una investigación que derivó en que efectivos del Comando de Patrulla Rural (CPR) de Pilar allanaran una casa de la calle Anasagasti al 900 de la localidad de Manuel Alberti.

Se pudo establecer que allí se faenaban caballos, previamente robados, para luego vender a carnicerías o supermercados, donde llegaban a los clientes como milanesas ya rebozada, carne picada, chorizos o salamines.

Allí, se detuvo a un hombre, de 35 años, al mismo tiempo que se secuestró una soga con ganchos en sus extremos, un hacha, un machete con manchas de sangre, un cuchillo con vaina de cuero, una balanza, un revólver calibre 22 corto y hasta una pata de caballo.

En declaraciones al portal el Diario de Pilar, el subcomisario Santiago Rivas, titular del CPR, contó que "La investigación se inició días atrás luego del robo de un potro".

"Los indicios apuntaron a esa vivienda del barrio El Rocío, ya que el propietario contaba con antecedentes. De hecho, en el año 2014, tras la desaparición de tres caballos en General Rodríguez, los mismos fueron hallados en esa casa, uno de los animales ya muertos y a punto de ser faenado", agregó.

Según se estableció, "el detenido tiene contacto con comercios y carnicerías de la zona y se estima que la carne de equinos era vendida en esos locales, tanto en milanesas ya rebozadas, como carne picada o para hacer chorizos y salamines.

Sin embargo, todavía no logró identificar a los lugares donde se vendía esa carne haciéndola pasar por vacuna", indicaron los investigadores.

Según trascendió en el mercado negro se pagarían 100 pesos por entre cuatro y cinco kilos de carne de caballo y hasta 500 pesos por un cuarto completo, una suma muy inferior a la vacuna. Por lo tanto, el negocio "resultaba redondo para todas las partes involucradas en esta maniobra ilícita", consignó el jefe policial.

"En los últimos meses, ya se robaron unos veinte caballos en la región", indicó.

De todas maneras, este jueves, al sólo estar imputado por "tenencia ilegal de arma de fuego", el hombre recuperó la libertad, luego de prestar declaración en la Unidad Funcional de Instrucción Nº 2 de Pilar.

Es que hasta el momento "no se pudo comprobar que la carne equina hallada en su vivienda corresponda al potro robado hace dos semanas y para determinar esa relación habría que realizar exámenes de ADN", lamentó uno de los participantes en el procedimiento donde intervinieron otras fuerzas policiales como personal del CPR, Luján, General Rodríguez, La Matanza, GAD de Pilar, Comisaría 4ª de Alberti, personal de Zoonosis, de la Policía Científica, SAP y Policía Local.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas