policiales - Maipú Maipú
martes 22 de marzo de 2016

Va a juicio acusado de matar a un joven golpeándolo en el rostro con un ladrillo

La Justicia confirmó la finalización de la etapa de instrucción del expediente que investigó el asesinato de Luis Gallardo (27) en Maipú.

La Justicia confirmó la elevación a juicio de la causa que investiga el asesinato de Luis Gallardo, un joven de 27 años que murió apedreado en Maipú en los primeros días del 2014. El expediente tiene imputado a Marcos Antonio Duarte (24), quien interpuso una serie de artilugios judiciales para evitar llegar al debate oral y público.

Si bien el único detenido se encontraba con prisión preventiva y la Justicia de Garantías había confirmado la elevación a juicio solicitada por la fiscal departamental, la defensa de Duarte presentó un recurso de apelación y llevó la decisión final a manos de la Cámara de Apelaciones del Crimen.

El abogado defensor del imputado sostuvo que no hay pruebas certeras sobre su autoría en el asesinato, ni siquiera de que haya estado en el lugar del hecho, por lo que pidió que prime el principio de inocencia.

El letrado argumentó que no se investigó a otras tres personas que estuvieron en las inmediaciones del crimen, que las huellas encontradas en el lugar no correspondían con las zapatillas de su defendido y que no realizó un reconocimiento de voces con dos testigos que aseguran haber escuchado a Duarte confesar el crimen.

La coartada del sindicado es que al momento del crimen estuvo con un hombre llamado Rafael, aunque este último declaró que se reunió con Duarte varias horas después del hecho. Ante esta incongruencia, la defensa del acusado aseguró que el testigo tiene problemas psiquiátricos y por esto se confunde la verdad.

En contraparte, el juez Luis Correa Llano entendió que "fue el encartado quien le dio muerte a la víctima, a través de múltiples golpes con un ladrillo, circunstancia acreditada a través de numerosos y serios indicios, que resultan concordantes entre sí".

En un detalle de su argumentación, el camarista consignó que si bien no se realizó el reconocimiento de voz, hay otros indicios que complican a Duarte. Uno de ellos es la declaración de un testigo que llamó al 911 tras escuchar a dos hombres y una mujer que decían: "como le dimos al boliviano ese", "estamos hasta las manos" y "lo hicimos por la Gisel".

Otra prueba vital es el testimonio de un efectivo policial que acudió tras el llamado de alerta y se encontró con Duarte, otro hombre y una mujer, aunque en ese momento los dejaron en libertad por no haber sospechas respecto al homicidio. Tiempo después, cuando Duarte fue detenido por la Justicia, el uniformado lo reconoció como la persona que había interceptado a pocos metros del hecho.

De esta forma, sólo restará que la Justicia determine la fecha del juicio oral y público en el cual el acusado puede recibir de 8 a 25 años de prisión, ya que se encuentra imputado por el delito de homicidio simple.

Apedreado

Según reconstruyó el expediente que fue liderado por la fiscal María de las Mercedes Moya –actualmente tiene jurisdicción en Capital-, Luis Gallardo fue asesinado de varios traumatismos producidos por un ladrillo en el rostro el 16 de enero de 2014. Su cuerpo fue encontrado horas después en la intersección de Monteagudo y Jerónimo Ruiz, en la localidad de Coquimbito.

Si bien a la víctima le faltaban sus zapatillas, los investigadores descartaron rápidamente la versión del robo ya que no le habían sustraído su billetera con dinero y elementos personales.

Dos días después del crimen, gracias al avanzar investigativo, Duarte fue detenido en un domicilio ubicado en Gutiérrez y desde entonces se encuentra privado de su libertad.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas